Consagración al inmaculado corazón de María

La Consagración al inmaculado corazón de María ha sido un práctica de culto religioso que se ha venido realizando justamente desde el siglo pasado, no solo era sugerida por los fieles sacerdotes, sino, que ellos también la practicaban, si ahondamos un poquito vemos que el papa Pío XII y Juan Pablo II,  consagraron ellos mismos  a los pueblos al corazón de María como madre y fiel seguidora de Jesús.

Consagración propia al Inmaculado Corazón de María

Consiste en un ofrecimiento que los fieles seguidores de María le otorgan rindiéndole tributo y veneración, considerándola como un ser muy importante y al que admiran, honrándole con súplicas y loores como el que a continuación veremos:

Oh María, madre mía, virgen santísima,

Te ofrezco por completo mi ser, oh corazón inmaculado,

Asimismo, te ofrezco mi cuerpo y mi espíritu,

Como también mis acciones y mis pensamientos.

Anhelo ser como quieres que sea,

Y de una u otra manera hacer lo que desees que haga.

A nada temerá porque siempre me acompañas,

Dame las fuerzas para venerar a Jesús tu amado hijo, oh inmaculado corazón;

Con todo lo que en mí hay, por entero y por siempre,

Toma mi mano y sostenla firmemente, abrázame y no me sueltes.

Consagración del hogar y la familia al Inmaculado Corazón de María

¡¡María, perfecta y santa madre de Jesús!! ponemos en tus maravillosas manos nuestro hogar para que lo santifiques por siempre al igual que las personas que lo conforman, oh, santísimo corazón inmaculado y perfecto.

Pido que nuestro recinto sea tan parecido al que tuviste en Nazaret, que se convierta en un lugar de armonía y prosperidad en donde:

– La voluntad perfecta de Dios se cumpla,

– Podamos ser personas de bien y dadivosas,

– Haya una entrega a la majestuosa presencia de Dios,

¡Que el perfecto amor de Cristo sea derramado sobre nuestros corazones y podamos amar al prójimo como Cristo nos amó! Fortalécenos para vivir piadosamente como se debe y arrópanos con tu magnífico amor, oh inmaculado Corazón de María, madre de Jesús el eterno y soberano Rey.

Me acerco a ti y presento mis hijos aquellos que Dios nos ha dado, lo hago con el fin de que los libres  de toda maldad y peligros  de alma y cuerpo,  que  los mantengas dentro de tu Corazón Inmaculado, oh mujer perfecta y venerada. Permite inmaculado corazón de María, que nuestro recinto sea transformado en un pedacito de cielo aquí en  la tierra de los mortales, en donde todos te rindan honor, Inmaculado Corazón. Que así sea, ¡Corazón perfecto de María, perdónanos!

¿Qué es la Consagración al Inmaculado Corazón de María?

Una garantía de afecto en la que das todo en un acto de culto al Santísimo e inmaculado corazón de María, este es acto que se ha venido desarrollando justo desde el último siglo, especialmente desde las apariciones de Fátima, aquí se ofrece lo que la familia es, tiene y hace para Jesús a través de la persona de María, para vivir por completo apegados a la perfecta voluntad de Dios el Padre.

De ésta manera es considerada la Consagración al inmaculado corazón de María, vista desde el lado católico, más desde otro punto, a Dios solo se llega a través de Jesucristo, quien realmente es el Camino, la Verdad y la vida, conforme a la cita bíblica que podemos  ubicar  en Juan, 14:6 .

Nótese que  en el lado católico, la familia se abandona en sus manos a través de la consagración a la Virgen María con el objetivo de que pueda asumir su trabajo como madre espiritual, como aquella que es mediadora, Abogada y Reina muy apreciada.

El objetivo de toda santificación o consagración es Jesús; La Virgen María es la manera que el catolicismo  ha considerado como exitosa de lograr un lazo más estrecho y más prominente con Cristo y siendo asimismo una fuente de seguro materno contra Satanás.

A través de la santificación, los parientes deben volverse como San José, completamente devotos de Jesús y María. Deben acercarse a Dios por la gracia de vivir dedicados a esta santificación, percibiendo que tienen un lugar con los Corazones de Jesús y María, quienes serán el punto central de cada parte de sus vidas, elecciones y conexiones.

¿Cuáles son los frutos de la Consagración al Inmaculado Corazón de María?

Estos frutos de la consagración al inmaculado corazón de María se notan al ver que la Santísima Virgen utilizaría abiertamente su capacidad de intervención y purificación para el desarrollo de su familia con toda gentileza.

Se palpa lo que María considera que es el deseo de cada uno y esa es la razón por la que confía en que la familia se santificará sin reservas,  con el fin  de que pueda practicar completamente su labor dentro del hogar y de  la  sociedad. Primero se tiene que dar el acceso y luego reaccionar fielmente a todo lo que María demanda para acercarse al Corazón de Jesús.

De conformidad con lo establecido por la iglesia católica María será una fuente de protección: por la libre elección que han hecho, considerándose que la familia ha sido entregada en Consagración a María, y que estarán profundamente fortalecidos.

Son frutos que le indicarán que debería vivir con ética y corazón abierto para aprovechar  las virtudes que se hallan en los Corazones de Jesús y María. Particularmente humildad, tranquilidad, amor conciliador, virtud y cumplimiento de una vida en obediencia.

Asimismo, les permitirá ejercer la ética que edifica y conserva la solidaridad familiar, por ejemplo, pensar primero en el otro, nutrir la armonía, desarrollar buena disciplina, considerarse unos a otros, delicadeza en el trato con los demás,  orden, comunicación y lo más importante la caridad.

¿Cómo debe vivir una Familia consagrada al Corazón Inmaculado de María?

Es importante resaltar que cada aspecto particular y personal de cada individuo y de la familia en sí, encierra un sinfín de normas que deben ceñirse con orden y mucha disciplina, para ello veamos las siguientes exigencias que debería cumplir quien fielmente sigue y venera al corazón inmaculado de María,  a saber:

-Es interesante el cómo la Fidelidad a la Iglesia y los sacramentos, son parte fundamental, particularmente la Eucaristía y la típica confesión.

-El medio más efectivo y eficaz es la Oración individual y familiar, particularmente la súplica del Santo Rosario de vez en cuando.

– Otro aspecto es que debería conservar una foto del Inmaculado Corazón de María en un lugar notable de la casa

– Apoye a su barrio en cualquier cosa que pueda, con su tiempo, con activos  financieros como buenos recursos para ayudar  en lo posible a quien así lo requiera.

– Debe ser dadivoso y ayudar a los necesitados.

– Es necesario que refresque normalmente la petitoria de Consagración de la familia al Inmaculado Corazón de María.

Consagración al inmaculado corazón de María

Esta parte hace marcada referencia al culto ofrecido a la magnífica María, recordando que fue una mujer extraordinaria que llevó en su vientre al Hijo de Dios, justo en su momento más puro y virginal, de allí se ha tornado su culto, veneración y el nombre de llamarla Virgen María.

Es preciosa la frase cuando, Jesús le dice desde la Cruz a su madre, Mujer, ahora ese, es tu hijo, y a su fiel seguidor, le dijo: ve allí a tu madre, /Juan: 19:26, es una muestra de lo que sería contar con una familia, en donde todo se apeguen a Dios.

Una de las últimas siete palabras que Jesús expresó en la Cruz antes de entregar su espíritu, fueron aquellas que refirió a su Madre y a uno de sus más fieles seguidores a quien Jesús apreciaba con amor profundo, la historia dice que se refirió a Juan.

En esas palabras, Jesús muestra una entrega perfecta de lo que sería velar el uno por el otro, en armonía, son frases diciéndole a su Madre; que tiene a su hijo allí y le dice a San Juan que tiene a su madre allí. A partir de ese momento, el seguidor la abrigó en su casa.

Es una moción de afecto que se establece en el profundo amor de Jesús por la Virgen María y su seguidor, que simboliza el de Dios. Además, esta moción muestra que su Madre, al ser una gran mujer, será actualmente la Madre de su seguidor, y que él, como delegado del considerable número de seguidores de Jesús, sería a partir de allí el hijo de María.

Así, como Jesús mismo nos ofrece a su Madre, podríamos, como hijos, ponernos en manos de la Virgen, a disposición de ella, como lo hizo el devoto en su día cuando albergó María en su casa. Es el enfoque más ideal para completar las palabras que Jesús dijo a su seguidor al pie de la Cruz, de esta manera ella nos llevará a Jesús.

Esta es la explicación detrás de una de las principales súplicas de Nuestra Señora en Medjugorje. La Reina de la Paz demanda que nos santifiquemos al Inmaculado Corazón de María, lo que implica entregarnos completamente a ella. Lo que es más, a partir de ese momento, ella procederá a través de nosotros, a la luz de que a través de esa Consagración viviremos una intimidad total con María, y a través de ella, además de su hijo Jesucristo, por lo que un día podemos decir como San Pablo: Nunca más volveré a vivir, es Cristo quien vive en mí /Gálatas 2:20

Consagración al Inmaculado Corazón de María 1

Esta demostración de Consagración es una manifestación de entrega, que, cuanto más limpia es, llega a una intimidad más notable con la virgen, para que pueda practicar su trabajo como madre profunda, como mediadora de toda gracia, de toda la humanidad, según lo considerado actúa como defensora. Como lo indicó San Luís María Grignion de Montfort es el método más rápido para llegar a la bendición y dedicarse a María por completo, es decir, entregarnos absolutamente a ella, con el fin de seamos absolutamente de Jesús.

En consecuencia, esta demostración de Consagración permitirá a la Santísima Virgen utilizar sin inhibiciones su capacidad de intervención y purificación para el desarrollo de nuestro espíritu. Veremos su innegable protección y su afecto. Sentiremos por completo que somos sus hijos y podemos participar de la batalla contra el diablo, cuyo triunfo está más que garantizado. En algunos eventos, Nuestra Señora en Medjugorje ha comunicado su deseo de que nos santifiquemos a Ella:

Amados hijos: aparezco entre ustedes porque anhelo ser su madre, su mediadora, quiero ser una conexión entre ustedes y el maravilloso Padre, su intermediaria. Quiero estrecharles las manos y pasear con ustedes en la batalla contra los malos espíritus, hijos amados: santifíquense absolutamente para mí.

Tomaré sus vidas en mis manos protectoras y les mostraré armonía y amor, y luego las ofreceré a mi Hijo. Les pido que imploren y sean rápidos, a la luz de que exactamente en ese punto tendrá la opción de testificar, efectivamente, a mi Hijo a través de mi Corazón protector. Apele a Dios por sus ministros: con el objetivo de que juntos, en mi Hijo, generalmente puedan informar alegremente la Palabra de Dios. ¡Bendigo su corazón!

Mensaje anual del 18 de marzo de 2012 a Mirjana

Viendo que estamos en Medjugorje, bendeciremos ese lazo que Jesús creó al pie de la Cruz, con nuestra Madre, con la petición que la Virgen dirigió a la adivina del corazón Jelena Vasilij en noviembre del año de 1983.

Petición de consagración:

Amable, Inmaculado Corazón de María, inundado de bondad, señala tu afecto por nosotros. Que el fuego de tu corazón, graciosa María, caiga en picado sobre todos los grupos de personas. La amamos enormemente

Crea en nuestras almas un afecto genuino, que nuestro corazón susurre por ti. Dios, María, apacible y sumisa de corazón, nos recuerda cuando caemos en malas acciones. Te das cuenta de que los hombres somos pecadores que necesitamos perdón.

Con su corazón generalmente bendecido y protector, cúrenos de cada enfermedad profunda. Prepáranos para examinar la integridad de tu corazón como madre, con el objetivo de que podamos convertirnos en el fuego de tu corazón. Que así sea.

Cómo hacer una consagración al Inmaculado Corazón de María

Véase ciertos recursos increíbles que le ayudarán a comenzar una santificación al Inmaculado Corazón de María. Durante el unico siglo restante, algunos Papas no solo prescribieron el acto de santificación al Inmaculado Corazón de María, sino que ellos mismos lo ensayaron.

Tenemos a Pío XII y Juan Pablo II quienes inclusive santificaron a los grupos de personas del mundo hacia el corazón de María. Un tanto antes, el Papa Francisco sugirió este entrenamiento e imitó el caso de sus antecedentes al bendecir el Inmaculado Corazón de María al mundo entero.

En relación al grupo presente en San Pedro para la santificación, aclaró que María nos toma de la mano, similar a una madre, en el asilo del Padre, el Padre de la bondad. La santificación a la Santísima Madre nos ayuda a recordar la unión cercana de María con Jesús y cómo amaba todo lo que veía en su corazón /Lucas 2:19 y 51.

Es de entender que el Papa Benedicto XVI pensó en este importante enigma durante la gala del Sagrado Corazón de María, en la que declaró: El corazón que más se parece al de Cristo es, sin dudas, es el corazón de María, su impecable madre, y correctamente como resultado de eso el sacramento lo cual sugiere juntos a nuestra adoración.

La santificación mariana es una indicación externa que comunica nuestro anhelo interno de seguir el deseo de Dios y unir nuestros corazones con los suyos. Sin embargo, no muchos se dan cuenta de lo que comprende esta santificación o dónde intentar comenzar. Aquí puede localizar algunos métodos extremadamente valiosos; Elija la opción con la que su corazón se siente generalmente bien.

Preparación

Los 33 días que lo llevarán hacia un amanecer glorioso: una de las estrategias más conocidas actualmente para la santificación mariana; Este libro compuesto por el ministro Michael Gaitley lo indicará a través de 33 días de lecturas de tan solo 5 minutos con el fin de que prepare su corazón para la santificación del Inmaculado Corazón de María. Esta técnica depende de las composiciones de San Luis de Montfort y se reorganiza con el objetivo de que todos consigan participar.

Devoción genuina a la Virgen Santísima y preparación para la total santificación, San Luis María de Montfort es célebre por ser el anunciante fundamental de lo que él llama Consagración completa a Jesús por medio de María. Es la metodología habitual que fue usada por muchos otros desde la desaparición física del santo.

Estos dos trabajos incorporan varias peticiones, reiteraciones y lecturas vitales para la planificación de la Consagración Integral. La persona santa Juan Pablo II fue un ardiente protector de San Luis de Montfort e incluso aplicó las expresiones de Montfort en sus timbres eclesiásticos.

Oraciones de santificación

Después de haber acordado con su familia la santificación del Inmaculado Corazón de María, aquí hay algunas peticiones que puede utilizar. Regularmente estas peticiones se articulan ante una estatua de María, que es bien interesante, así como la Novena a Santa Filomena, véala también.

Un acto solemne de consagración al Inmaculado Corazón de María – Papa Pío XII

¡Bondadosa, Reina del Rosario Santísimo, ayuda de los cristianos, asilo de la humanidad, ¡vencedora de la considerable cantidad de combates de Dios! Ante su trono nos rendimos, seguros de incitar amabilidad, de llegar a la belleza, a la asistencia y protección perfectas en las catástrofes actuales, no por nuestros beneficios, de los cuales no asumimos, sino solo por la enorme integridad de su Corazón materno.

En este momento de la historia de la humanidad, a ti, a tu Corazón Inmaculado, nos rendimos y nos bendecimos, no solo en intimidad con la Santa Iglesia, el cuerpo sobrenatural de tu Hijo Jesús, que perdura y sangra en un gran número de partes y de numerosos puntos afligidos, pero además del mundo entero expandido por monstruosas desuniones, consumidas en un fuego de odio, víctima de sus mismas injusticias.

Por fin, de manera similar a como fueron santificados al Corazón de su Hijo Jesús, la Iglesia y a toda la humanidad, de modo que, ante él, todas las expectativas serían para ellos una señal y promesa de triunfo y salvación; del mismo modo, misericordiosa nuestra madre y reina del Mundo.

Del mismo modo, nos comprometemos eternamente con usted, con su Corazón Inmaculado, por lo que su afecto y protección apresuran el éxito del Reino de Dios, y todos los individuos, aplacados entre sí y con Dios, declaran que son favorecidos y cantan con ustedes, comenzando con una proclama, luego hacia el próximo extremo de la tierra, usando el magnificente e interminable  cántico de la grandeza, de la adoración, del reconocimiento del Corazón de Jesús, aquel en particular donde pueden descubrir la Verdad, la Vida y la Paz. Que así sea.

Consagración familiar a María siguiendo el espíritu de san Maximiliano Kolbe

Oh Gloriosa reina del Cielo y la tierra, la vida, la dulzura y cualquier deseo por nosotros mismos, en este día, nosotros, te precedemos a santificarte como tú propiedad. Alabamos a Dios por haberse reunido para ofrecernos a usted, nuestra madre, ya que confiamos en las expresiones de Jesús en la Cruz. ¡Observa a tu madre!

Le pedimos, María, madre de Dios, para que nos ayudes a ser una familia católica genuina. Sé parte de nuestra vida familiar. Recuérdanos las palabras que dijiste en Cana: Hagan lo que Él les pida. Magnífica señora permítanos ignorar las deficiencias de los demás, a disculparnos como Jesús nos perdonó y apreciar a nuestro prójimo como Nuestro Señor nos exigió que amaramos.

 Si no es demasiado problema, utilice a nuestra familia para aplastar al enemigo. Pídale a su esposo, San José, protector de la Iglesia general, que nos tenga en el corazón y en su mente con el Vicario de su Hijo, el Papa. Hoy conviértase en Reina de nuestras almas y nuestro hogar. Que nuestra casa sea una Villa de la Inmaculada, donde el Sagrado Corazón de Jesús more eternamente, que así sea, es tan importante como la oración de la Virgen de Guadalupe, la cual le invito a que la vea.

Consagración al Inmaculado Corazón de María por san Luis de Montfort

Siendo un pecador sin confianza, vengo a renovar y a ratificar a tu alcance las promesas de mi Bautismo, rechazo perpetuamente a Satanás, sus obras y sus propuestas; apegándome totalmente a Jesucristo, la Sabiduría personificada, cargando mi cruz después de Él cada día de mi vida y estar más dedicado a Él que nunca antes.

A la vista de toda la corte brillante, te escojo en este día como mi madre, le doy y santificó a ti, como tu fiel seguidor, mi cuerpo y mi espíritu,  entregándote mis bienes, tanto por dentro como por fuera, e incluso la estimación de todos mis grandes hechos, pasados, presentes y futuros; dejándote todo el derecho a que dispongas de mí y todo lo que tenga un lugar conmigo, sin miramientos, según tu evaluación, para el brillo más notable de Dios, en el tiempo y para siempre. Que así sea.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Deja un comentario