La justicia de Dios y su perfección en la Biblia

Actualmente la justicia de Dios es uno de los temas menos considerados por la sociedad mundial, aún cuando es uno de los adjetivos más destacados en las sagradas escrituras, es poco considerada incluso por la iglesia, es uno de los temas más evasivos de la Biblia. Es común que nos guste hablar solo del amor de Dios, de su grandeza y su misericordia, pero cuando nos referirnos a la justicia divina solemos dejar eso en segundo plano y empezamos a descartar ese aspecto.

la justicia de dios

La justicia de Dios

Primeramente, debemos saber que diferenciar la rectitud de Dios de su bondad y santidad no es algo difícil, por más que lo parezca, pues la rectitud de Dios, es espiritualmente un claro sinónimo de su justicia.

Se dice que la justicia de Dios es  perfecta por ser una de las expresiones del todo poderoso ya que él es justo. Para todas las personas, la justicia es algo que siempre está recóndito en nuestras vidas, a pesar de que mediante la palabra de Dios y de que Jesucristo se sacrificó por nosotros en la Cruz somos justificados y asumidos como justos ante la gracia de Dios.

Existe una gran cantidad de cristianos en algunas iglesias, que se exaltan  por un juicio o por la justicia de Dios. Y si se conoce esto desde el punto de vista de la Biblia sabremos entonces que además de ser algo muy importante, la justicia es necesario para referirse a Dios debido a que está va muy asociada con su santidad divina.

la justicia de dios

En el Antiguo testamento la palabra “justo” significa rectitud o en su defecto “recto” y en el Nuevo testamento la palabra justo representa igualdad, es decir que significa “igual”, aun cuando vemos una pequeña diferencia entre las dos versiones, desde un punto de vista ético en ambos significa “recto”. Cuando decimos que Dios es justo, quiere decir que Él hace las cosas de la manera correcta siempre, y es que así debería ser de forma firme, sin desigualdad ni obsesiones.

En el Antiguo testamento al igual que en el Nuevo testamento la palabra justo y la palabra recto son la misma cosa, aun así, en ocasiones los traductores  le dan a la palabra “justo” y a algunas otras distinciones sin una razón aparentemente obvia.

Por ejemplo:

En Nehemías 9:8 y 9:33 son usadas las mismas palabras. Pero sin importar cuál sea la palabra que se use,  fundamentalmente el significado es el mismo, ya que es el significado describe una de las acciones de Dios. El significado de justicia siempre es y será “recto” y ”justo”.

La justicia

Es la manifestación natural de la divinidad de Dios. Él todopoderoso es incomparablemente puro, lo que significa que debe oponerse a cualquier tipo de pecado y debe implementar esa oposición en la forma en que trata a sus hijos, es decir, a todos nosotros. Cuando oímos que Dios es justo o recto, estamos afirmando que las obras que haga en nuestras vidas van completamente de acuerdo con su naturaleza santa.

Con estas palabras, podemos llegar a lo que es una definición exacta de la justicia. En lo seres humanos la justicia es el sometimiento que se  tienen hacia algo estándar. Por otro lado, Dios no está sometido  a nada que no sea él.

Por ejemplo:

En muchas ocasiones decimos que “la justicia quiere que Dios haga algo”, tratando de referirnos a algo que creemos seguro que Dios hará. No podríamos estar más equivocados, desde la forma en que pensamos hasta en la que hablamos, esto es un error, ya que esto indica una idea de justicia fuera de Dios, la cual le requería que este actuará de una determinada manera, y obviamente esta idea no existe. Ya que si existiera estaría pasando por encima Dios, ya que lo único que podría exigir sometimiento sería un poder mayor a Dios.

Lo cierto es que algo así fuera de la naturaleza de Dios no existe, ni existirá jamás nada que lo pueda sobrepasar en lo más mínimo.

la justicia de dios

Las razones de Dios, proceden desde dentro de su ser. Ninguna cosa ha entrado dentro de su ser en toda la eternidad y tampoco nada ha sido cambiado ni removido dentro de él

Cuando la justicia es implementada por Dios, es un nombre que se le da a lo que Dios es, ósea cuando Dios obra con justicia.  Él no está obrando para concordar con una idea independiente, más bien lo que hace lo hace porque actúa en sí mismo en una situación determinada. Dios es  propio principio auto existente de justicia honesta y cuando él juzga a los incrédulos o premia a los justos, sencillamente está haciendo las cosas como el mismo, desde su interior, sin nada ni nadie que lo pueda influenciar, aparte de su propio ser.

Concretamente, definimos que la rectitud e igualdad de Dios es obvia tomando en cuenta la forma en que Él actúa constantemente con su propia manera de ser. Dios hace las cosas de manera recta, todas y cada una de las cosas que hace son producto de su carácter. Dios todo el tiempo es celestialmente firme, consecuente y decidido. La palabra recto no es algo para definir a Dios, al contrario esta palabra es definida por Dios, pues Él no tiene medidas estándar para la rectitud, ya que Él es quien establece las medidas de la rectitud en sí.

La naturaleza de la justicia de Dios

Es sumamente importante establecer una diferencia entre la justicia gubernativa de Dios y la justicia equitativa.

  1. La primera que debemos mencionar es la justicia gubernativa, podemos establecer que Dios implementa su justicia en el gobierno moral de la tierra, por medio de su ley justa sobre los seres humanos, teniendo en cuenta en todo momento las promesas de recompensas, y al mismo tiempo las advertencias de castigo sobre el pecador.
  2. Y en segundo tenemos la mencionada justicia equitativa, esta es la justicia que Dios escoge para la implementación de la ley, y también tiene su propia relación con la igualdad de recompensas para los obedientes y los castigos sobre los pecadores.

Dios paga a cada quien dependiendo de la manera en que obre: promete vida eterna a aquellos quienes, perseveren en hacer el bien, busquen la gloria, la honra y la inmortalidad. Pero para que son contenciosos, ira y enojo, por no obedecer la verdad, sino que alaban a la injusticia; tribulaciones y angustias sobre aquellos quienes hagan lo malo, primordialmente el judío y también el griego, pero paz, honra y gloria para aquel que hace el bien, primordialmente al judío y también al griego; porque para Dios no hay acepción de personas.

  • Lea (Romanos 2:6) para conocer esta palabra directamente de las sagradas escrituras

Existe la justicia remunerativa, la cual es aquella que establece la repartición de recompensas y condecoraciones de los seres humanos y los ángeles.

Existe una manifestación del amor divino que difunde sus bondades, y no sobre cualquier tipo de obra meritoria, la cual no hay en nosotros, sino que va de acuerdo a sus promesas y pactos. Lea (1 Corintios 4:7) para conocer este pasaje bíblico, el cual nos advierte de lo que puede llegar a ser el orgullo y nos da un llamado a la humildad porque lo que adquirimos lo recibimos de la gracia de Dios.

Respecto a la repartición de las penas, a esto se le llama justicia retributiva, la cual es una expresión de ira divina. Lea (Romanos 1:18,32) A pesar de que nosotros los seres humanos no somos dignos de obtener recompensa alguna, por el contrario si somos dignos de recibir el castigo que se nos da, ya que la justicia de Dios esta forzada a castigar todo tipo de mal, pero no a recompensar el bien. Lea (Romanos 2:6)

Lo cierto es que la justicia de Dios es claramente obvia en todas las páginas que contiene la biblia, y es evidente la manera en que aplica esta, sobre su pueblo a raíz  de la desobediencia ante los principios que nos da el todopoderoso.

La justicia de Dios en la historia de la biblia.

Al conocer la santa biblia, nos damos cuenta que desde el origen del hombre se da a conocer la justicia de Dios, desde el momento en que Adán y Eva fueron juzgados y expulsados del jardín del Edén a causa de su desobediencia; y eso llevo a Dios a que los tuviera que juzgar, luego esta justicia se hizo presente en el mundo nuevamente en la corrompida época de Noé enviándoles el gran diluvio.

Las ciudades de Sodoma y Gomorra también fueron juzgadas por Dios mediante desastres volcánicas como castigo por sus atrocidades. Así mismo Dios tuvo que juzgar a los capataces egipcios de los israelitas, castigandolos con las plagas que envió sobre ellos. Tal cual como había predicho. Lea (Génesis 15:14)

Al ubicarnos en el Nuevo Testamento conocemos sobre la justicia que Dios aplico sobre los judíos que rechazaron a Cristo. Lea (Mateo 21:43-45) a Ananías y Safira por decirle mentiras a Dios, a Herodes lo juzgo a causa de su orgullo, Elimas fue juzgado también por oponerse  al evangelio. A su vez, los cristianos de Corinto fueron juzgados por su insolencia ante la Cena del Señor, estos fueron desolados con su enfermedad.

La justicia de Dios en la enseñanza de la biblia

La justicia de Dios se encuentra muy presente en la ley, en los profetas, las palabras de Cristo, los libros de sabiduría y en las escrituras apocalípticas, pues en todos estos casos hay contenidos que nos hablan de cómo era aplicada la ley divina sobre el pueblo cuando este quebrantaba la ley, esta justicia era impuesta con castigos rígidos o disciplinarios.

En algunas partes de los libros de (Eclesiastés 11:9 -12:14) se toman el atrevimiento de referirse a Dios como un justiciero en el Antiguo Testamento, mientras que en el Nuevo Testamento se refieren a Dios, como amor puro, pues es lo que traen consigo los juicios de la justicia de Dios, es decir, una expresión de amor para quienes lo deseen, ya que los juicios de Dios purifican la inmundicia, nos limpian y nos santifican ante Él, y así es como el Señor logra derramar su gloria sobre un cuerpo incorruptible.

La Justicia De Dios para la biblia

En la justicia de Dios la manifestación más resaltante es su ira, pero esta no es contra los seres humanos, más bien esta ira es dirigida a la forma de pensar que adoptan algunos y pueden llegar a ser corrompidos volviéndose pecadores, pues Dios aborrece el pecado.

Muchas personas tienen dificultad para aceptar la justicia de Dios, el cual es uno de sus grandes atributos; como dijimos la ira forma parte de esta justicia divina. En ocasiones somos tercos en alejarnos de las cosas que sabemos que no le agradan a Dios y que para sus ojos son consideradas pecado, lo que él detesta, es entonces que no nos sentimos arrepentidos por lo que hemos estado haciendo y Dios debe aplicar sus justicia en forma de ira, y es el momento donde somos juzgados severamente, aunque no queramos.

Si se presenta el caso en el que nos encontramos luchando contra algo que no queremos hacer, pues entonces es inevitable que Dios libere un juicio dulce sobre nuestra vida, el cual nos va a purificar, para luego ubicarnos en nuevos niveles de luz.

Para todos aquellos que son verdaderos hijos de Dios el juicio es necesario, ya que sin él no seremos portadores de la gloria que Dios ofrece a quienes lo buscan con el corazón y fe.

La ira de Dios

La ira de Dios es una perfección divina, y es muy importante al igual que cualquiera de sus otros atributos. Pues claramente no hay defectos en el carácter de Dios, y si no expresa su ira, no existiría. Ser apático al pecado es una falta de moral. Lo dice (Romanos 9:22)

” ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción?”

Esta característica de Dios va dirigida a los condenados para que vayan a al infierno a ser una necesidad real por toda la eternidad, de misma manera que sucede para los salvados que van al cielo a una nueva tierra y vida.

La ira de Dios aborrece la injusticia

Dios, por su naturaleza santa comprueba el pecado y actúa en contra de él mostrando su enfado por el mal. El todopoderoso expresa su ira en contra de la perversidad y el pecado, debido a que estos contradicen sus principios y se rebelan ante su autoridad. Lea (Romanos 1:18)

Todos deberíamos meditar en la ira de Dios, esta nos mostrara que debemos expulsar y evitar el pecado de nosotros, si en realidad tenemos el deseo de recibir la santidad de Dios, pues a la mayoría de nosotros nos han enseñado a disfrazar el pecado, a maquillarlo y acomodar la fealdad que tiene.

Debemos sentir temor verdadero de Dios. Lea (Hechos 12:28-29) Para que de esta manera nuestras almas sean alzadas en adoración y alabanza al Todopoderoso, porque él nos liberta de la ira que está por venir.

¿Por qué deseamos tanto la igualdad?

Cualquier ser humano a lo largo de su vida, alguna vez ha vivido algo que siente que es injusto. Obviamente, todos nosotros pretendemos recibir un trato recto e imparcial, y esto no es nada raro, ya que Dios no dio a todos ciertos atributos que reflejan su personalidad, y una de estas cualidades es la justicia. Lea (Génesis 1:27). No obstante, para conocer mejor a Jehová, debemos de entender completamente su sentido de la rectitud. Esto nos ayudará a valorar más sus maravillosos caminos  y nos sentiremos más inspirados a acércanos aún más a él.

¿Cómo concibe la justicia el hombre?

Los seres humanos tendemos a percibir la justicia como el simple hecho de aplicar una ley imparcial sobre algo o alguien. En el libro “Ética: teoría y aplicación” se nos dice que la justicia está relacionada con la ley, junto con la obligación, lo derechos y los deberes, y evalúa sus aprobaciones tomando en cuenta la igualdad y la virtud. Pese a esto, para Dios se trata de mucho más que el simple cumplimiento de reglas por la lealtad al deber o a las obligaciones.

Otras interpretaciones de Justicia

Indagar más a fondo los términos bíblicos originales nos servirá para entender mucho mejor todo lo que contempla la justicia de Dios, como un atributo propio de sí mismo, aparte de las ya mencionadas ocasiones en las que se nombra la justicia de dos diferentes formas en el antiguo y nuevo testamento. Se usan tres principales vocablos en los textos Hebreos, dos de ellos son los ya explicados y el otro aparte de traducirse en la palabra justicia, se interpreta simplemente como “derecho” y también como “lo que es recto”.

En los textos proféticos se encuentra primeramente la manifestación y la ejecución de la ley en donde continuamente hay amenazas de juicio y vienen junto con la promesa de renovación si hay un arrepentimiento totalmente sincero. Lea (Génesis 18:25). En las escrituras Griegas Cristianas la definición para referirse a la palabra justicia era “cualidad de ser recto o justo”. Pues en la Biblia se utilizan sinónimos como “derecho” y “justicia”. Lea (Amós 5:24)

Lo que implica la afirmación de que Dios es justo

Tomando en cuenta lo expuesto en el anterior punto, Cuando se dice Dios es justo en las Escrituras sagradas, se señala que este hace lo que es correcto e imparcial, y que siempre obra sin desigualdad. Lea (Romanos 2:11). Justamente, sería extraordinario si sucediera de otra manera.

El devoto  Elihú dijo

“¡Lejos sea del Dios verdadero el obrar inicuamente, y del Todopoderoso el obrar injustamente!”

Lea (Job 34:10).

Obviamente, es imposible que el Todo poderoso obre de manera injusta. Y esto se debe principalmente a dos grandes motivos.

¿Por qué Dios no obra injustamente?

Sabemos que Dios es santo, además es inmensamente puro y recto, por lo que es incapaz de obrar sobre nosotras vidas de manera injusta. Considerando lo explicado previamente, la divinidad del Rey de Reyes es un importantísimo motivo para que confiemos en que nunca nos lastimará. Pues esta era una seguridad que tenía Jesús, el cual en su última noche en esta tierra  oró:

“Padre santo, vigilarlos (a los discípulos) por causa de tu propio nombre”

Lea (Juan 17:11)

El término “Padre santo” en las sagradas escrituras se utiliza exclusivamente para Dios, y esto es lógico, puesto que ningún padre humano puede llevar a compararse en santidad con Dios. Jesucristo confiaba plenamente en que sus discípulos se encontraban a salvo en manos del Padre, quien a diferencia del hombre, se distingue por su absoluta pureza y su total alejamiento de todo pecado. Lea (Mateo 23:9).

¿Qué lo lleva a juzgar a todos por igual?

Un atributo propio de la naturaleza de Dios es el amor altruista y lo esparce sobre el mundo tratando a todos con rectitud. Por el contrario, la injusticia, en sus diferentes circunstancias como pueden ser el racismo, el favoritismo o la discriminación, estos malos hábitos tienden a ser causantes de codicia y egoísmo o vicios opuestos al amor. La biblia nos asegura algo sobre el Dios del amor, Jehová:

“Jehová es justo; él sí ama los actos justos”.

Lea (Salmo 11:7)

El cual dice tocante a su persona:

“Yo, Jehová, amo el derecho”

Lea (Isaías 61:8)

Es muy cierto sentirse consolado al saber que se maravilla al actuar conforme al derecho, es decir a la justicia.

La misericordia de Dios y su justicia perfecta

Estos dos atributos de Jehová tienen una relación entre sí. La justicia de Dios, al igual que sus demás atributos de si inmensa personalidad, es perfecta, sin ningún defecto. Moisés glorificó al todo poderoso de la siguiente manera.

“La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él”

                                                                                                                                Lea (Deuteronomio 32:3, 4)

La absoluta manifestación de su justicia es equitativa, ni muy inflexible ni severamente dura.

Manifestación de la justicia y la misericordia de Dios al momento de tratar a las personas pecaminosas

Una de las más grandes cualidades del Creador es su misericordia, y lleva una gran relación con la forma en que aplica su justicia. Lea (Salmo 116:5) Hace referencia a que Jehová es benévolo y justo, y nuestro gran Dios es Uno que demuestra absoluta misericordia sobre sus hijos. Pues sí, al mismo tiempo es justo y misericordioso. Estos son cualidades que no se contradicen entre ellas. Para Él, el ejercicio de la misericordia no atenúa a la justicia, como si esta fuera muy rigurosa. Más bien, Dios tiende a manifestar las dos cualidades al mismo tiempo e inclusive en la misma obra.

Absolutamente cualquier ser humano ha heredado el pecado, lo que nos hace merecedores de la pena capital. Lea (Romanos 5:12). A nuestro Creador no le agrada que los pecadores, pues Él es  Dios de actos de perdón piadoso y misericordioso. No obstante, su divinidad no le aprueba permitir la injusticia. Lo que nos lleva a preguntarnos:

¿Cómo obra con misericordia a los humanos que son pecadores por naturaleza?

La respuesta  de esta interrogante sobre una de las verdades más maravillosas de las Escrituras puede ser el rescate que conllevado a la salvación de los seres humanos. La biblia nos enseña con más detalles este amoroso regalo, que muestra al mismo tiempo la gran justicia de Dios y si inmensa misericordia. A través de ella, Jehová manifiesta misericordia amorosa para con los pecadores que se han arrepentidos y a la vez sigue implementando su justicia divina. Lea (Romanos 3:21).

La justicia de Jehová es reconfortante

Existe una razón por la cual Dios nos atrae por su justicia. Y es que sus justicia no es un atributo frió que nos inculca rechazo, más bien es atrayente y no aproxima a Él. La biblia señala específicamente, que es una cualidad que se identifica por la compasión y emplea este atributo de varias maneras alentadoras.

La justicia divina de Dios lo lleva a ser absolutamente fiel, a tener gran lealtad hacia sus siervos. La biblia nos muestra que David logró comprobar por sí mismo este aspecto de la rectitud del Creador. La experiencia que vivió y su obediencia a las enseñanzas de Dios lo llevo a confirmar que Jehová ama la justicia, y no abandona a los que mantienen su lealtad, pues estos son protegidos hasta un tiempo indefinido. Lea (Salmo 37:28).

Ciertamente es una garantía que resulta reconfortante  ya que Él no desampara ni una vez a los que son leales. Y esto hace que podamos confiar en que Dios estará junto a nosotros protegiéndonos con amor, ya que su justicia lo aseguro. Lea (Proverbios 2:7, 8).

El interés de Dios sobre los desfavorecidos se demuestra en la ley

La justicia de Dios sabe y conoce las necesidades de los desconsolados. Si tomamos en cuenta la justicia que Dios aplicó sobre Israel, notaremos que evidentemente el Creador se preocupa por el bienestar de los afligidos. Consideremos, las acciones específicas para garantizar la protección de huérfanos y viuda, lea (Deuteronomio 24:17-21).

Debido a que Jehová sabía cuán complicada podía ser la vida para estas personas, Él mismo se volvió su juez y cuidador paternal, que a su vez aplicaba juicio para los huérfanos de padre y las viudas. Lea (Deuteronomio 10:18; salmo 68:5). Dios advirtió al pueblo de Israel que no se aprovechan de estas viudas y huérfanos indefensos, porque Él escucharía su clamor sin dudar.

“Verdaderamente se encenderá mi cólera”

Lea (Éxodo 22:22-24).

A pesar de que la cólera del todo poderoso no es uno de sus atributos más destacados, aun así, siente la debida indignación sobre los que se aprovechan deliberadamente de estos sufridores humildes e indefensos. Lea (Salmo 103:6).

Un gran evidencia de la igualdad de Dios

Otra cosa que también nos garantiza Dios es que el trato que no da no es desigual y no acepta corrupciones. Por el contrario de muchas personas con poder o con una gran influencia sobre otros, que permiten que sus decisiones dependan de sus riquezas materiales y tienen prejuicios o favoritismos. Pues Dios no tiene ninguno de estos defectos

Una evidencia resaltante de su igualdad sobre nosotros puede reconocerse: no necesariamente son escasas las oportunidades de ser sus seguidores leales, con vida eterna y salvación. Pues las escrituras nos indican que en cualquier nación, el que le tema o actué con justicia será aceptado. Lea (Hechos 10:34, 35). Por medio de la biblia se brinda esta perspectiva a cualquier persona, indiferentemente de su estatus social, su color de piel, su descendencia o país, esta justicia equitativa es la mejor que existe.

No exime del castigo

Existe una faceta de esta justicia divida del Creador, que resulta interesante conocer, la cual consiste en como actúa con quienes rompen las rectas leyes.

Las injusticias del mundo en el que vivimos no pueden poner en entredicho la rectitud de Dios

Muchas veces a lo largo de nuestras vidas hemos tenido esa duda acerca de que si Dios no aprueba algo opuesto a la rectitud ¿Por qué el sufrimiento es tan injusto y porque la sociedad está llena de cosas corruptas por todas partes?

En este mundo existen muchas injusticias que no ponen en duda la rectitud que Dios tiene, y estas son causa del pecado que hemos heredado de Adán y Eva. Hoy en día vivimos en un mundo donde son muchas las maneras de quebrantar las normas divinas, los humanos como seres imperfectos escogen los caminos del pecado que quieren. Lea (Deuteronomio 32:5) nos dice que las cosas no serán así por mucho más tiempo.

Dios no tolerará siempre a los que violan deliberadamente sus leyes

Aun cuando Jehová muestra una tremenda misericordia a aquellos que le buscan con honestidad, no va a tolerar por siempre una circunstancia que cause infamia a su nombre. Lea (Salmo 74:10, 22, 23). Absolutamente nadie puede ofender al Rey de reyes, los pecadores blasfemos no son excluidos de ser juzgados por las condenas que obtienen de sus conductas.

Sabemos que Dios es benévolo y misericordioso, tardo para la cólera y abundante en el amor que ofrece pero esto no permitirá que haya exclusión de castigo. Lea (Éxodo 34:6, 7). De acuerdo a estas palabras, en algunas ocasiones Dios ha visto necesario castigar a aquellos que quebrantan deliberadamente su justicia.

El ejemplo más conciso es el trato que les otorgó a los israelitas de antaño, aun después de que ya se encontraban establecidos en la Tierra Prometida, algunos fueron infieles en varias ocasiones. A pesar de que estas corrupciones lo hicieron sentirse “herido”, Dios no los rechazó en ese instante, Lea (Salmo 78:38-41). Por el contrario, tuvo misericordia y les brindó oportunidades para redimirse. Les hizo saber que Él no disfruta de la muerte del pecador, más bien se alegra cuando un pecador perdido endereza su rumbo para bien, y continúa viviendo. Deben retractarse de los malos senderos que recorren pues el pueblo de Israel no tiene por qué morir. Lea (Ezequiel 33:11).

Y ya que para Dios la vida es inmensamente valiosa, ocasión tras ocasión mandó profetas a Israel para que abandonaran sus malos caminos. Pero los corazones de la mayoría eran tan fríos y duros, que desobedecieron sin arrepentimiento alguno. Así pues, en nombre de Dios y de todo lo que representa, tuvo que dejarlos en manos de sus enemigos.

Aprendemos mucho sobre el Creador y como obra de acuerdo a nuestra forma de obedecer sus enseñanzas, aun cuando existen quienes no lo aceptan por completo en sus vidas, este brinda oportunidades amorosas de salvación, piedad y misericordia, pues el único lugar donde todos los seres humanos tenemos ese apoyo incondicional es cerca de Dios.

Visita más a fondo nuestro blog, aquí tenemos muchos artículos acerca de la gracia de Dios y sus formas de obrar en nuestras vidas, además brindamos muchos más artículos de diferentes religiones. Queremos compartir contigo para terminar tres de nuestros más interesantes artículos:

Soñar con Dios: ¡Encuentra la felicidad!

¿Cuál es tu meta en la vida? ¡Descubre tu propósito!

Soñar con gatos: Significado e interpretación

(Visited 9 times, 1 visits today)

Deja un comentario