Aprenda cómo se realiza la oración a la virgen de fatima

En esta gran artículo podrás aprender Oración a La virgen de Fátima para diversas circunstancias, todas ellas muy efectivas, podrás encontrar para los niños, para pedir un milagro, para casos urgentes, para orarle en su día, para agradecerle y mucho más; lee todas ellas , apréndelas y enséñaselas a los niños en la escuela o a tus seres queridos.

oración a La Virgen de fatima(5)

¿Quién es la virgen de Fátima?

La historia de esta virgen nos cuenta que fue para el año 1917 hace ya 102 años, cuando ella se le apareció a los pastores, en Portugal, y más exactamente en una pequeña parroquia que se llama Fátima Cova de Iría, lugar al que se le debe su nombre, a quienes se les apareció ni siquiera alcanzaban los diez años, todos niños de mente inocente.

Esta Virgen se encargaría de llevar ciertos mensajes, los cuales se fueron comprobando eran absolutamente ciertos y debido a esto, se debió su gran propagación por el mundo.

Se destaca que justo en el lugar donde apareció ese año, se le realizo un altar para rendirle tributo, que desde entonces los católicos de todo el planeta visitan, siendo este uno de los lugares más visitados por los creyentes de esta religión. (Ver artículo: Oración a San Miguel Arcangel para el dinero)

Durante su día se hacen celebraciones e incluso procesiones con su imagen para que los peregrinos le rindan homenaje, le den gracias y le pidan favores.

Oración a la virgen de Fátima en su día

Todos los santos dentro de la iglesia católica tienen un día del año para ser conmemorados, ese día se le realizan misas durante el día en todas las iglesias, los creyentes de cada santo acuden fielmente a hacerle devoción a sus santos.

En el caso de La Virgen de Fátima, esto ocurre en el segundo mes del año el día trece, esto se debe a que en el año 1917 hace más de un siglo esta dio su primera aparición a unos pastores y desde ese momento se le conmemora, debido a la gran fe que se le tiene.

Se dice que la petición de esta hacia la juventud es que vuelvan cada año en la misma fecha con el objetivo de propagar ciertos mensajes al mundo, conoce la oración a la Virgen de Fátima en su día:

Gloriosa virgen de Fátima, con constante agradecimiento por que siempre estás con nosotros madre, juntamos nuestras oraciones a todas las descendencias que han establecido tu bendición.

Festejamos en ti la acción gloriosa de nuestro Señor Dios, que es incansable no para de esparcir conmiseración sobre todo el mundo, afectado por la maldad, lesionada por el pecado, buscando salvarlo y ponerlo sano.

oración a La Virgen de fatima6

Acepta con benevolencia de madre nuestras peticiones que cada día como hoy te realizamos con mucha fe. Tenemos confianza en que todos nosotros somos merecedores de tu mirada y que todo lo que tenemos impregnado en nuestros corazones tú lo conoces bien.

Cubre nuestro bienestar en tu pecho, bendiciendo cada petición de bien; animas  y deleitas nuestra fe; das gran sustento y alumbras la esperanza; promueves y das gran ánimo a la generosidad; nos llevas a todos por el sendero de lo sano.

¡Oh Virgen María!, que en tu última representación física te diste a conocer como la Reina del Santísimo Rosario, además que en cada uno enseñaste la oración con el fin de dar benevolencia, y darnos seguridad que a través de ella nuestros mayores temores serían solo algo fugaz, tal y como todo aquello que logra hacernos infelices, tanto desde el espíritu como corporalmente, así públicas como las personales.

Imperaste en nuestros corazones un gran cariño de los misterios de nuestra Redención, que se veneran con el rezo del Rosario, para así vivir constantemente de las cosechas.

Regálanos la bendición de ser siempre leales a el ritual de orarlo todos los días, para de esta manera rendirte honra, acompañando tus dolencias así como tus celebraciones, y de esta manera ser merecedores de tu protección de madre, así como tu presencia en esos momentos que tanto necesitamos, pero aún más en el momento que nos toque partir de este mundo terrenal. (Ver artículo: Oración al Ánima sola para hacer venir a una persona)

Para un milagro

oración a La Virgen de fatima7

Esta oración a la Virgen de Fátima podría estar muy vinculado a los asuntos de la salud, pero también puede usarse para milagros de acuerdo a cada circunstancia que estés atravesando, por ejemplo la falta de un trabajo, conseguir un ascenso que tanto has esperado, ganarte la lotería que tienes meses jugando, ganar ese concurso por el que participas o mucho más.

Lo importante de esta y otras oraciones es en cuanto a la fe y la constancia con que la hagas, si solo la haces un día cada mes esto no será nada fructífero a diferencia que la hagas cada día en algún momento que puedas aprovechar, preferiblemente en lugares tranquilos, como la comodidad de tu cuarto, donde no haya ruido, ni nadie te interrumpa.

¡Oh nuestra Señora de Fátima!
Dulcísima Virgen María que depositaste
En todos nosotros mensajes de paz, amor y esperanza.

Tú que cargas sobre tu espalda miles de devotos y que escuchas
Nuestras peticiones con paciencia y esmero.
Hoy acudo ante ti para que puedas socorrerme en estas
Horas de duda en las que solo tú me podrás ayudar.

Permíteme superar esto que estoy atravesando
Y haz que el milagro se apodere de esta situación para que yo,
Con tu agraciado manto, pueda regocijarme
Con los dotes de ser un fiel devoto.

Amén.

oración a la virgen de Fátima4

De agradecimiento

Dentro del catolicismo, los creyentes suelen orar cada día, al levantarse, al acostarse e incluso en cualquier momento del día, por cualquier motivo, regalándole una oración a esas deidades en las que creemos, también para pedir algún favor que necesitamos, para que nos proteja.

Pero no solo oramos para pedir algo sino también para agradecer por algo que nos concedió, por simplemente darnos vida, permitirnos un momento con seres queridos, darnos salud, protección y otras bendiciones.

Esta oración que conseguirás a continuación es para agradecerle a la Virgen de Fátima, por permitir que nuestro corazón esté sano, de esta manera se le está honrado, ya que no hay nada mejor que un hijo agradecido. Ttambién se le agradece por brindar amor a sus seguidores, sus hijos, por ser buena y mucho más.

Virgen de Fátima, eres hermosa, te agradezco por ser tan piadosa, y darnos todo ese amor, te agradezco infinitamente mi hermosa virgen de Fátima por los beneficios que me has otorgado, sobre todo que mi corazón permanezca sano en cuanto a sentimientos, debido a que tú como madre, siempre permaneces en él,

te agradezco por cuidarme hoy y siempre y junto conmigo a mi familia, por eso te damos honra y desde lo más sincero y hondo de nuestros corazones, te estamos muy agradecidos. (Ver artículo: Oración a la Santa Muerte Blanca)

oración a la virgen de Fátima (1)

A ti hermosa virgen de Fátima, te agradezco por lo bondadosa que eres, gracias por lo que a cada instante nos otorgas desde tu gracia, gracias por tu cariño y protección, gracias Virgencita de Fátima por darme tranquilidad en esos momentos de gran tormento. Muchas gracias.

Gracias Virgen de Fátima por cubrirnos con tu humilde y sincero Corazón. Gracias por mostrarnos que estás siempre presente en nosotros, y en las flores de Ave María. ¡Virgen de Fátima! Mensajera de cariño y tranquilidad. Blanca como tu pureza. Eterna virginidad.

Como descendientes que tanto te queremos y veneramos, queremos acomodar los daños causados que te han herido sin querer, a través de un ave que oremos

Nos comprometemos a orar cada uno de los días siguientes el Santo Rosario, porque sabemos Madre Bendita que es tu deseo. Tenemos seguridad Madre de Dios y Madre nuestra, en tu poderosa intercesión.

Para salud

oración a la virgen de Fátima (2)

Dentro de la vida algo que debemos y queremos siempre conservar es la salud, ya que sin ella muchas de las cosas que queremos hacer se nos imposibilita, ya que nos sentimos cansados, agobiados y debemos seguir algún tipo de tratamiento para permanecer estables.

Por eso siempre nos dedicamos a mantenernos sanos, muchos intentan comer sano, ser personas poco sedentarias, acudir constantemente al médico y mucho más, pero otros elementos que hay que tener en cuenta es la oración a la Virgen de Fátima, siendo muy efectiva.

Esta virgen se encargará de proteger tu organismo, a través de esa oración que con tanta fe le haces, apréndela y rézala a tus hijos para que puedan estar sanos también.

Querida Virgen de Fátima;
Tú que irradias benevolencia maternal
Y que estás siempre a nuestro lado derecho acompañando
A todo aquel que deposita su confianza en tu nombre.

Hoy, siendo yo un devoto fiel y misericordioso, te suplico
Que me auxilies en estos momentos en donde el desconcierto
Por mi estado de salud no me deja pensar con claridad.

Te pido que medies por mi recuperación por la cual yo
Siempre te estaré agradecido.
Amén.

oración a la virgen de Fátima (3)

Para casos urgentes

En la vida siempre tenemos momentos de grandes desesperos, donde queremos conseguir lo necesario lo más rápido posible, buscamos cualquier forma de conseguirlo en el tiempo necesario.

La oración a La virgen de Fátima para casos urgentes es muy efectiva, lo podrás usar en esos momentos desesperantes, por ejemplo cuando hay un familiar muy enfermo dentro de un hospital, que ya tiene mucho tiempo así y no muestra síntomas de mejoría.

En esos casos siempre necesitamos de nuestros santos, para que nos hagan ese milagro que tanto necesitamos, no dudes en hacer esta oración con gran fe, durante cada noche en un lugar tranquilo donde logres concentrarte plenamente.

Si no tienes esperanza en que todo saldrá bien en que todo va a tener una solución, nada servirá ya que eso es algo totalmente fundamental.

También es muy importante que además de esta oración digas un avemaría, será de gran ayuda. (Ver artículo: Oración a San Jorge)

Oh Nuestra Señora de Fátima, queridísima y agradable Virgen María,
querida y adorada en todo el planeta,
que nos diste tus mensajes de tranquilidad y salvación,


y nos dijiste que debíamos permanecer leales a los mandatos, ayúdanos a mejorar cada día  para poder ir hasta el conocimiento y amor de Jesús.

Reina del Rosario, estoy frente a ti Virgen mía, porque no te he descuidado, estoy aquí Madre ya que quiero que permanezcas a mi lado durante toda mi vida y acudo a tu limpio Corazón que tiene mucha piedad para que me otorgues la tranquilidad en lo que necesito.

Hoy llego a ti, Nuestra querida Señora de Fátima
porque tengo toda la fe en tus generosidades, pues eres  tú la que da la esperanza a esos espíritus que se encuentran en total desespero, que solo ven tinieblas en su vida, lanzo mi mirada al Cielo porque imploro tu gracia.

Tú que a través de tu Sagrada Imagen impartes tus bondades como madre de todos a favor de todas las personas que se encuentran enfermas y deprimidas.
y de los que te pedimos por los males que tenemos en nuestra vida cotidiana;

Tú que cada día estás dispuesta completamente a escucharnos
con tus bellos ojos embelleces nuestro sendero,

te quiero suplicar que seas mi compañía debido a tu gran poderío y fortaleza
me ayudes con tu bondadoso y humilde corazón lleno de carisma,
y me bendigas con tus manos siempre dispuestas a otorgar bondad

Yo tengo una fe sin límites en la bondad y la piedad de Dios, y la seguridad que si tú eres quien intercede por mi persona, mis peticiones irán a tu hijo Jesucristo, y de él al Padre y así conseguiré lo que ahora tanto necesito para salir de mis grandes problemas urgentes.

¡Bendita Nuestra Señora de Fátima, salud de los que adolezcan en enfermedades y consuelo de los que están pasando por una aflicción, que movida por la petición de los pequeños pastores, Lucia de Jesús, María y Francisco Marto, obraste ya grandes curaciones en las apariciones en Fátima, y con gran bondad diste tus milagros en favor de todos los que sufren y están enfermos.

(Menciona el nombre de la persona que está enferma)

Hoy con modestia te rogamos que escuches y atiendas
a los que con mucha fe te estamos llamando
y con fe acudimos a tu Corazón de madre llenos de gran confianza,

rogando tu intervención poderosa ante Jesús para que (menciona el nombre de la persona que está enferma) consiga la salud, no sienta más dolores y agonía, y cuanto antes, si así lo quiere Dios, sea sanado de su enfermedad.

Señora y Reina, Madre y amiga, milagrosísima Virgen de Fátima oye todo lo que te hemos pedido y danos lo que con total seguridad pedimos, deseamos que (menciona el nombre de la persona que está enferma) siga en nuestras vidas muchos años más  y por supuesto sano y feliz, tanto de cuerpo y alma.

Para niños

Nuestros hijos y el resto de los niños de la familia, los compañeros de nuestros hijos, los vecinos y mucho más siempre suelen ocupar un lugar en nuestro corazón, deseamos que no les pase nada, que siempre estén protegidos, que jamás nadie se les acerque con malas intenciones. (Ver artículo: Oración para un familiar enfermo grave)

Que les permitan vivir inocentemente, que su etapa no se vea forzada a ser madurada rápidamente, y por este motivo en nuestras oraciones siempre les dedicamos un segmento.

Pedimos porque a donde quiera que vayan estén cubiertos por el corazón bondadoso de Dios y la virgen, con esta oración a La Virgen de Fátima podrás pedir por todo esto, y esos niños siempre estarán muy bien cuidados, órala cada día con mucha fe.

Finalmente cabe destacar que esta oración está hecha para que la realicen los niños del hogar pero tú tienes la tarea de enseñárselas aprendiéndola tu primero, y rezándola junto a ellos para que tengan la voluntad de hacerlo.

¡Santa madre mía!
Oh dulce Virgen de Fátima que iluminaste a infantes como yo
Y que guiaste a toda una región hacia la fe verdadera.

Tú que proteges a los más pequeños y llenas de
Ternura y amor los corazones de los más inocentes.

Hoy te suplico que no me abandones a pesar de
Las circunstancias y que me protejas en todo momento
De desviarme del camino del señor.

Amén.

Novena

En este segmento encontrarás una oración a la virgen de Fátima para cada día durante nueve días consecutivos, pero además también tendrás una oración de inicio y otra para la finalización, estas últimas deberás hacerlo cada día en el orden correspondiente.

En cada una de estas oraciones estarán haciendo honor a nuestra Virgen, además de recibir su bendición, podrás hacer esta novena en familia y vecinos, realizando reuniones cada día para compartir estas hermosas oraciones, y así tú, tu familia y vecinos estarán llenos de tranquilidad y protección.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh gloriosísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de la piedad, que te decidiste aparecer en el pueblo de Fátima con la sensibilidad de un corazón bondadoso; trayendo contigo algunos mensajes que inspiran tranquilidad.

Seguros de tu gran piedad como madre y en forma de agradecimiento a esa bondad que tiene tu corazón, venimos a vuestras plantas para rendirte amor y veneración.

Danos las bendiciones que necesitamos para llevar a cabalidad tu mensaje de amor, y la que te suplicamos en esta Novena, siendo esta de inmensa gracia para el Señor, virtud tuya y provecho de nuestros espíritus. Así sea.

Primer Día: Penitencia y reparación

¡Oh gloriosa Virgen María, Madre de los humildes pecadores!

Que apareciendo en Fátima, dejaste traslucir en tu cara divina una pequeña opacidad que establecía que estabas triste, para representar la dolencia que era causada por aquellos que pecábamos y que como madre compasiva, indujiste a no apenar más a tu Hijo con el tropiezo y a acomodar los pecados con el sacrificio y el castigo.

Otórganos el beneficio de un franco desconsuelo de los pecados en los que incurrimos, y la resolución bondadosa de acomodar a través de castigos y sacrificios todas los agravios que se derivan a tu Divino Hijo, y a tu Corazón impecable.

Segundo día: Santidad de vida

¡Oh divina Virgen María!, Madre de la gloriosa gracia, que vestida de color blanco  te apareciste a unos pastores que poseían gran inocencia por ser niños, mostrándonos de esta manera todo lo que debemos querer la sencillez del alma, y que solicitaste a través de ellos, el mensaje de los hábitos y santos de una vida cristiana perfecta.

Danos compasivamente la gracia de conocer la estima de la dignidad de nuestra vida como cristianos, y de tener una vida conforme a lo que el bautizo nos emprende. (Ver artículo: Oración a San Alejo para separar y alejar amantes para siempre)

Tercer Día: Amor a la oración

¡Oh divina Virgen María, fiel representación de devoción!, que te apareciste en Fátima y en tus manos colgaba el santo Rosario, y que continuamente repetías:

«Orad, orad mucho», para desprender a través de esta la maldad que día a día asecha.

Otórganos la bendición y el espíritu de oración, la virtud de la lealtad en la ejecución del gran mandamiento de orar, haciéndolo día a día en nuestras vidas, y de esta manera ver bien los santos mandamientos, eliminar la incitación y llegar al conocimiento y cariño de Jesús en esta vida, y a la unión feliz con Él en la otra.

Cuarto Día:  Amor a la Iglesia

¡Oh santísima Virgen María, Reina de la Iglesia!, que incitaste a los pequeños pastores de ese pueblo a pedir por el Papa, e inspiraste en sus espíritus humildes una enorme devoción y cariño hacia el Señor, como párroco de tu Hijo y su símbolo en la tierra.

Inspíranos igual que a ellos el alma de la veneración y tranquilidad hacia el poder del Romano Pontífice, de aceptación inalterable a sus enseñanzas, y en él y con él un inmenso cariño y obediencia a todos los ministros de la santa Iglesia, a través de los cuales compartimos la vida de la gracia en los sacramentos.

Quinto día: María, salud de los enfermos

¡Oh santísima Virgen María, bienestar de los enfermos y confortadora de los adoloridos!, que llamada por la petición de los pastores, hiciste curas en tus apariciones en Fátima, y has modificado este lugar, santificado por tu asistencia, en oficina de tus bondades de madre en favor de todos los que padecen siempre.

A tu Corazón de madre vamos llenos de total fe, enseñando las enfermedades de nuestros espíritus y los pesares y dolencias todas de nuestra vida. Coloca sobre ellas una visión de piedad y acomódalas con la ternura de tus manos, para que así logremos servirte y amarte con todo nuestro corazón y con todo nuestro ser.

Sexto día: María, refugio de los pecadores

¡Oh santísima Virgen María, quien cubre a los pecadores!, que comunicaste a los pastores en aquel pueblo a pedir sin cansarse por los desdichados, que no lleguen a caer en el infinito infierno a Dios, y que le dijiste a uno de ellos que los pecados de la carne son los más terribles y los que llevan más rápidos a sufrir en esas llamas eternas.

Inspira en nuestros espíritus un gran temor al pecado y un sufrimiento constante de la justicia divina, así como a abrir la piedad por esas personas humildes que pecan en un afán por cumplir con nuestras oraciones y ser ejemplos y palabras por su conversión.

Séptimo día: María, alivio de las almas del purgatorio

¡Oh santísima Virgen María, Reina del purgatorio!, que enseñaste a los pastorcitos de Fátima a rogar a Dios por las almas del purgatorio, sobre todo por las que están más solas. (Ver artículo: Oración del desespero para el cigarrillo)

Encomendamos a la incansable bondad  de tu corazón, como madre todos los espíritus que sufren en ese lugar de sanación, en especial las de todos nuestros seres queridos, amigos y familia y las más solas que tanto necesitan;

Disminuye su dolor y envíalas rápidamente al sector bueno y tranquilo, para que canten ahí por la eternidad tus misericordias.

Octavo día: María, Reina del Rosario

¡Oh gloriosa Virgen María!, que en tu última aparición te diste a conocer como la Reina del Santísimo Rosario, y en las demás aconsejaste la oración de esta veneración como la cura más directa y rápida para los pesares y maldades que nos ocurren, tanto es espíritu como físicamente, así como las públicas como las personales.

Incide en nuestros espíritus un gran amor por los misterios de la penitencia que festeja la oración del rosario, para obtener sus cosechas.

Danos el beneficio de ser siempre leales a la práctica de orarlo todos los días para rendirte culto, siendo compañera de nuestras alegrías sufrimientos, y glorias, y así ser merecedores de tu protección como madre y permanecer en todos los momentos de la vida, pero especialmente en la hora de partir de este mundo.

Noveno día: El Inmaculado Corazón de María

¡Oh gloriosa Virgen María, Madre nuestra cariñosa!, que te representaste a los pastores de Fátima para enseñar al planeta que tu corazón era bondadoso, y les infundiste la devoción con la intención de dar a conocer que así Dios daría la paz al planeta, como el sendero que llevaría sus espíritus, y como un regalo divino de salvación.

Te pedimos ¡oh Corazón de la más cariñosa de las madres!, que sepamos entender tu mensaje de amor y de compasión, que lo abracemos con gran apego y que lo hagamos siempre con gran firmeza; y así sea tu Corazón nuestro refugio, nuestro alivio y el sendero que nos guíe al cariño y a la unión con tu Hijo Jesús.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo hijo único, con su vida, muerte y resurrección, nos concedió el regalo de la eternidad! Te rogamos nos regales, considerando los misterios del santísimo rosario de la bienaventurada Virgen María, igualemos  los modelos que nos inculcan y consigamos la recompensa que prometen.

Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

(Visited 533 times, 1 visits today)
Categorías Plegarias

Deja un comentario