Demonios: Nombres, tipos y significado

Los demonios son seres sobrenaturales, es decir, están contemplados como seres completamente inhumanos que de forma natural tienen un elevado grado de maldad. Sin embargo el concepto etimológico de ésta palabra en principio no fue considerada como algo negativo, sin embargo se le atribuyó dicho sentido maléfico mas adelante, acompáñanos a conocer más sobre éstos seres.

Su terminología

Ésta palabra proviene de “Daimon” que en términos del griego antiguo se usaba para hacer referencia a un “espíritu” o algún tipo de “poder divino”. Por otro lado, el Diccionario Merriam-Webster ofrece su origen etimológico a tomando como base la palabra daiesthai, el cual significa “dividir, distribuir”.

Asimismo, según la concepción de los griegos, la palabra “daimon” se cree que aparece reflejada en las obras de Platón, en las que de ésta forma es descrita así a la inspiración divina de Sócrates. Para poder diferenciar cual es el concepto clásico griego, a la actual interpretación del cristianismo, se usa “daimon” en vez de “demonio”.

Es necesario destacar que el término griego de la palabra “deimon” no tiene connotaciones de hacer referencia a algún tipo de maldad o malevolencia. Mas bien se dice que la palabra Eudaimonia significa básicamente “buen espíritu”, y tiene términos ligados a la “felicidad”.

Dicho término tuvo su actual interpretación malévola en la septuaginta (o Biblia de los 70 sabios) cuando tuvo su traducción al griego por parte del rey Ptolomeo II, la cual estaría dirigida a la Biblioteca de Alejandría, siempre basándose en la mitología de las antiguas religiones semíticas. Es entonces cuando ésta interpretación fue heredada por el texto en koiné del Nuevo Testamento.

Por otro lado, se dice que la concepción medieval y neo-medieval de lo que llega a ser un “demonio” en la región occidental nace del ambiente de una cultura popular de la antigüedad romana. Hoy por hoy, los conceptos greco-romanos de “daemons” que pasaron a la cultura cristiana se encuentran en discusión, aunque también debería ser completamente determinado que el término se refiere solamente a una fuerza espiritual, no como comúnmente se conoce sobre un ser sobrenatural malévolo.

El “daemon” helenístico, de manera eventual pudo incluir a diversos dioses semíticos y también del cercano oriente, tal y como fue examinado por el cristianismo.

La existencia de demonios es un concepto importante en muchas religiones modernas y tradiciones ocultistas. En algunas culturas actuales, los demonios son aún temidos por la superstición popular, debido en gran parte a los mencionados poderes de posesión demoníaca en criaturas vivas.

Se dice que en la tradición ocultista contemporánea de la región occidental un demonio como lo podría ser “Choronzon, el demonio del abismo” no es más que una metáfora utilizada para de ésta manera acertar a ciertos procesos psicológicos donde recalcan los “demonios internos”, pero también diversas personas han considerado que pueden también ser acogidos como un fenómeno objetivamente real.

Diversos demonólogos​ creen que gran parte de la demonología del judaísmo aparte de ser caracterizada como una influencia importante en el cristianismo y el islam, también pudo originarse como resultado de una tardía forma de zoroastrismo, a la vez que fue transferido al judaísmo durante la era persa.

Más usos etimológicos

De acuerdo a diversas acepciones de la mitología griega, los demonios fueron considerados como seres humanos utilizados por los dioses griegos para que les hicieran los mandados sobre malas noticias al pueblo. Es por ello que de allí viene la acepción de ser “mensajeros del mal”. Por otro lado, los “ángelos” estaban encargados de llevar el mensaje de dios en dios. Sin embargo estaban considerados como “seres excelsos”, puesto que se encontraban entre los gobiernos de los dioses y nunca fueron conocidos por el pueblo.

Por otro lado, existieron algunos filósofos griegos que pertenecieron a corrientes socráticas, tal y como pudo ser Platón, el llegó a decir que los demonios no eran más que seres encargados de otorgar el saber y guiar al humano, un minucioso hecho que Platón llegó a demostrar en su obra “La apología de Sócrates”, haciéndolo como que “el hombre que siempre tuvo un dæmon a su lado”. Demonio es también un sinónimo de diablo, por lo tanto se origina del verbo griego diabál-ló), que de manera particular significa: “calumniar, falsear, mentir”. Fue por medio del latín, que se dio origen al sustantivo español diablo.

Expresión de la maldad del ser humano

La palabra “demonio” también puede hacer referencia a diversos aspectos malignos y hasta miedos íntimos que son propios del ser humano, los cuales comúnmente se generan a partir de alguna conducta o un instinto que hace daño al propio individuo o a otras personas; haciendo referencia a un demonio como “demonios internos” del ser humano. Por ende, éste concepto puede ser paralelo al Angra Mainyu del zoroastrismo, o al Mara en el budismo.

Arquetipo psicológico

Desde el punto de vista psicológico, el ponente Wilhelm Wundt logró establecer que “entre las actividades atribuidas por los mitos de demonios alrededor del mundo, se encuentran al mando las perjudiciales, por lo que para la creencia popular los mitos de demonios malignos son claramente mayores que los buenos”.

En éste mismo orden de ideas Sigmund Freud logró afirmar que el concepto de los demonios puede originarse de la importante relación de los vivos en relación a los muertos, considerando el hecho de que los demonios están comúnmente considerados como los espíritus de aquellos que han fallecido recientemente.

Asimismo, aparece dentro de éste mismo concepto el psiquiatra M. Scott Peck, quien logró escribió un par de libros sobre el tema, los cuales tituló: Gente de la mentira: La esperanza para la curación de la maldad humana​ y Visiones del Diablo: Cuentas personales de un psiquiatra sobre la posesión, el exorcismo, y de la Redención.

Éste psiquiatra pudo describir de manera específica algunos casos en los que se vieron envueltos sus pacientes. En éste libro,La esperanza para la curación de la maldad humana, indica diversas características las cuales pueden identificar a aquellos seres malignos, que a su vez puede ser considerados como personas con trastorno del carácter.

De manera paralela, entra en éste mismo contexto aparece en éste contexto la obraque lleva por nombre “En Visiones del Diablo” El psiquiatra Peck enfatiza en detalles bastantes relevantes que describen tal cual es el hecho de que comenzaba  a sentir interés en el exorcismo, de tal manera que quería desmentir el “mito” de la posesión por espíritus malignos, pero se encontró con un par de casos que no encajan en ninguna categoría conocida de la psicología o la psiquiatría.

Fue entonces cuando el psiquiatra llegó a la conclusión de que la posesión no era más que un fenómeno bastante curioso en relación con el mal, a lo que pudo decir que “Las personas poseídas en realidad no son malos, están haciendo frente a las fuerzas del mal”.​

Dichas observaciones acerca éstos casos han sido enumeran en el contexto del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales(IV) de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Tomando en consideración que algunos trabajos previos de Peck fueron recibidos con mucha aceptación de forma general en la ciudad, la calidad de su trabajo sobre aquellos temas del mal y la posesión hizo que se generase un destacado debate y escarnio. Se pudo hablar bastante de su asociación con el reconocido Malachi Martin, quien fuese un sacerdote católico y exjesuita, a pesar de que Peck en reiteradas ocasiones se dirigiese a Martin como un mentiroso y manipulador.

De igual forma, surgieron diversas críticas en contra del psiquiatra Peck, en donde se les atribuyen diagnósticos con errores, los cuales son apreciados en conjunto con una falta de conocimiento relacionado con el trastorno disociativo de identidad, que en tiempo pasado era conocido como un trastorno de personalidad múltiple, generando a su vez una demanda en la que se transgredió todos los límites de lo que establece la ética profesional a la hora de convencer a sus pacientes de que aceptaran el cristianismo.

Respecto a la tradición

Existen diversas culturas las cuales establecen un origen para los “demonios” en donde hablan de sus diferencia elementales y como los llegaron a considerar en un principio, es por ello que es necesario destacar cuales son las tradiciones que toman al demonio desde sus primeras acepciones, como se establece a continuación:

En la mesopotamia

En éste tipo de mitología se hace referencia a los siete dioses del mal que llevaron por nombre Shedu, que básicamente significó: demonios y tormenta. Todos ellos se encontraban representados en forma de toro alado, derivando directamente de toros colosales que eran usados significativamente a modo de genios protectores de lo que en aquella época eran los palacios reales; asimismo, el nombre de “shed” realza el significado de un genio propicio dentro de lo que es la literatura mágica babilónica.

En Israel

Fue desde los comienzos del caldeo cuando “Shedu” se hizo notar entre los israelitas, luego de que los escritores de la Tanaj usaran las palabras como método de “diálogos” en conjunto con los dioses cananeos en un par de pasajes citados. Aunque de igual manera pudieron hablar de “el destructor” haciendo referencia a un demonio maligno, el cual causa un efecto sobre las casas de los israelitas y el cual su presencia tenía que ser rechazada por la sangre del sacrificio pascual que tenía que ser esparcida en determinadas partes de la puerta.

Sin duda alguna, existen algunos indicios que aseveran que la mitología hebrea popular le otorga a los demonios de una cierta independencia, un específico carácter malévolo que es propio de ellos, considerando que se cree que éstos provienen no de la morada celestial de Dios, sino más bien de un mundo que es inferior. Posteriormente se empezó a creer que los demonios hebreos eran los que provocaban el daño. Es a ellos a quienes se les culpa por provocar muchas enfermedades enfermedades, sobre todo, como afectan el cerebro y las partes internas.

De éste mismo modo, existía el temor de “Shabriri”, quien era el demonio de la ceguera, éste se encuentra descansando sobre el agua por las noches y también afecta a las personas que tienen ceguera por haber bebido de ésa agua.Tampoco podía faltar el espíritu de la catalepsia y el espíritu del dolor de cabeza, acompañado del demonio de la epilepsia, y por último el espíritu de la pesadilla.

Palabras más palabras menos, son básicamente demonios que se cree tienen acceso al cuerpo y  éstos provocan la enfermedad, a la vez que se logran apoderar y abrumar a sus víctimas. Para poder ésta clase de enfermedades enfermedades era necesario sacar los demonios por medio de encantamientos y algunos rituales con talismanes, en donde salían a relucir los esenios.

La Biblia Hebrea

La clase de demonios que se pueden encontrar en la Biblia Hebrea pueden clasificarse en un par géneros característicos: se encuentran los llamados “seres peludos”, a los que diferentes israelitas les brindaban sacrificios en los campos abiertos, básicamente se aprecian como criaturas que tienen cierto parecido a los sátiros, comúnmente son descritos como danzantes en el desierto,​ así cómo por su gran parecido a los genios, un demonio que destaca en ésta situación es Dantalion, quien se describe como el 71.º espíritu de Salomón.

Con seguridad se cree que también pertenecen a ésta clase: el demonio Azazel, un tipo de demonio que tienen semejanza a las cabras del desierto,​ el jefe de los se’irim, y Lilith.​ Se ha creído que las gacelas y las ciervas del campo guardan relación con los espíritus del fauno, siendo éstos bastante semejantes a los se’irim, con la diferencia que éstos no hacen daño. Se tiene que el espíritu del mal que constantemente molestaba a Saúl se trataba de un demonio, tomando en consideración de que el Texto masorético indica que el espíritu fue enviado por Dios.

Por otro lado, existen unos shedim benevolentes los cuales fueron utilizados en ceremonias cabalísticas como lo pudo haber sido el reconocido gólem de Praga acompañados de diversos shedim maléficos, siendo entonces considerados como posesivos. En tal sentido, un “shed” era capaz de habitar o deshabitar una estatua inanimada.

Judaísmo

De acuerdo a diversas referencias rabínicas, se llegó a creer que los demonios se encontraban bajo el dominio de un rey o jefe, tomando como referencia a Asmodai​ e inclusive hasta a Haggadah, conocido como el ángel de la muerte y jefe de los demonios. De manera ocasional, los demonios suelen llamarse “Satanás”.​

La teología judía nunca estuvo tan pendiente de la demonología, es decir no le daba mucha importancia. Motivado a que la realidad de los demonios jamás fue cuestionada por los talmudistas y rabinos, sino que se aceptaba la existencia del mismo como un hecho.

Sin embargo, muchos de los pensadores medievales tampoco los cuestionaban en sus labores, únicamente los llamados racionalistas como Maimónides y Abraham ibn Ezra, eran los que por lo general, negaban la existencia de los mismos. Eventualmente, su punto de vista se convirtió en la comprensión judía dominante.

Se dice entonces, que la demonología rabínica es contentiva de al menos tres clases de demonios, considerando que los mismos tienen muchas semejanzas entre sí. Comenzamos primeramente por los los shedim, los mazziḳim que son conocidos como los “dañadores”, y los ruḥin, los cuales son “espíritus” que a su vez se subdividen en lilin (“demonios de la noche”), los ṭelane “espíritus de la tarde”, ṭiharire “espiritus del mediodia” y los ẓafrire que son los “espíritus de la mañana”, acompañados de los “demonios que traen hambre” y son causantes de las tormentas y  los terremotos.

El Cristianismo

La palabra -demonio- tiene variedades de acepciones y/o significados, la mayoría de ellos guardan relación con espíritus que pueden llegar habitar un lugar en específico o ser parte de una persona. Si bien un daemon se trata de un ser malévolo, la concepción griega significa algo completamente distinto a las nociones medievales que surgieron luego con la palabra “demonio”, y aquellos que estudian éstos temas constantemente tienen debates sobre el momento en el que los ciudadanos judíos y cristianos cambiaron la percepción griega para posteriormente obtener un sentido de tipo medieval.

Existieron diversos comentarios positivos sobre la fe cristiana, en los que también pueden llegar a formar parte los ángeles caídos como demonios de facto. En éste mismo orden de ideas, se pueden encontrar a los Nephilim, quienes son considerados como los “hijos de Dios” que básicamente decidieron dejar sus puestos en el Cielo para de ésta manera poder aparearse con mujeres en la Tierra antes que sucediera el diluvio.

​ Cabe destacar que en el denominado Evangelio de Marcos, Jesús bota a muchos demonios, o espíritus malignos, de aquellas personas que se encontraban padeciendo enfermedades.

A partir de esas situaciones, se pudo demostrar que el poder que posee Jesús es muy superior al que tenían los demonios sobre las personas que poseían, ya que podía liberarlos fácilmente de las pobres personas que estaban siendo agobiadas por ellos, desterrándolos del cuerpo y evitando que regresasen.

Es por ello que Jesús también le otorgó este poder a diferentes discípulos para que así lo ayudase a combatir las fuerzas demoníacas, ellos se sintieron muy contentos por tener ésta potestad.​ Se cree entonces que los demonios de inmediato eran expulsados por medio de la fe y también por la pronunciación de su nombre, según lo establecido en Mateo 07:22.

Diversos grupos fundamentales han dicho que en tal sentido, el uso de la pronunciación de forma normal sobre el nombre de Jesús, es decir Yahshua o Josué, que también significa “Yahvé es salvación”.

En un sentido figurado puede reflejarse en el libro de los Hechos de los Apóstoles, específicamente en su capítulo 19, en donde varios exorcistas judíos, que han sido conocidos como los hijos de Esceva, intentan echar fuera de una persona poseída, un espíritu tal vez demasiado poderoso, ésto sin siquiera conocer a Jesús, pero tomó en consideración que usando su nombre a modo de sortilegio mágico, lo que hace es tener devastadoras consecuencias.

Pero a todas éstas, Jesús nunca dio su brazo a torcer por un demonio, no importa que demonio sea ni el poder que tenga, inclusive el se hizo cargo de vencer a Satanás en el desierto cuando este intentó tentarlo.

Existen una breve conceptualización en el libro Apocalipsis 12:7-17, que hace referencia a una batalla entre el ejército de Dios y los seguidores de Satanás, la cual tuvo como resultado su expulsión del Cielo a la Tierra, los cuales se encuentran transitando por la tierra haciendo la guerra a los seres humanos, sobretodo a aquellos que son fieles seguidores a Cristo.

Es cuestionable decir que la Iglesia católica defiende la tesis de que los ángeles y los demonios son reales y personales, que también poseen un carácter completamente espiritual, ya que no solamente tienen representaciones simbólicas de fuerzas naturales o diversas tendencias psíquicas humanas, por otro lado se tiene a​ la Iglesia disponiendo de un grupo de exorcistas que posee aprobación del Vaticano para realizar exorcismos a lo largo de todos los años.

Sin embargo, los exorcistas de la Iglesia católica han podido demostrar que los demonios atacan a los seres humanos de forma continua, aunque las personas que son victimas de ellos, pueden ser curadas y protegidas en su totalidad por el rito formal de exorcismo. Para que éstos exorcismos puedan ser realizados, primero deben ser autorizados únicamente por un obispo de inmediato ejecutados por las personas que ellos designen.

Tomando como base diversas referencias de demonios encontradas en el Nuevo Testamento, haciendo énfasis en el Apocalipsis de Juan, muchos escritores cristianos apócrifos, del siglo II en adelante, pudieron fabricar un tapiz inclusive más complejo, el cual mantiene creencias referente a los demonios, lo que significó que estuviesen mas individualizadas que las escrituras cristianas oficiales.

En diferentes momentos de lo que fue la historia cristiana se han intentado clasificar a estos seres a diferentes jerarquías de los demonios.

Tomando en consideración la demonología cristiana, todos los demonios tuvieron que ser castigados eternamente, ya que éstos jamás se van a reconciliar con Dios. Sin embargo existen algunas teorías que hacen referencia a una reconciliación universal, en donde Satanás, los ángeles caídos, y las almas de los muertos que han sido condenados al infierno, van a tener la reconciliación con Dios; pero esta doctrina normalmente está ligada con algunas creencias de la Iglesia de la Unificación.

Se puede apreciar en el cristianismo contemporáneo que todos los demonios son considerados como los ángeles que alguna vez cayeron del cielo por haberse revelado la reinado de Dios. Pero por otro lado, otras escuelas de pensamiento en el cristianismo o en el judaísmo han podido demostrar que los demonios o espíritus malignos no son más que el resultado de las relaciones sexuales entre ángeles caídos y mujeres.

Se cree que desde el momento que los Nephilim murieron, dejaron éstos espíritus desencarnados, cosa que se establece en Lucas 11:24 cuando establece que: “vagar por la tierra en busca de descanso”

En síntesis, diversas referencias históricas no canónicas ofrecen una descripción mas específica de todo esto, así como sus consecuencias. Es por ello que ésta creencia se repite en otras religiones y mitologías antiguas que poseen bastantes seguidores. Se tiene que los cristianos que comúnmente rechazan esta concepción, se han encargado de atribuir una descripción narrada en el libro de Génesis 6 donde se hace referencia a los “Hijos de Dios” donde se aprecian a los hijos de Seth (hijo de Adán) los cuales habrían procreado con las “hijas de los hombres”.

Del mismo modo, existen algunas personas que dicen que el pecado en el que los ángeles habrían incurrido fue el de tener orgullo ser desobedientes a razón de alguna prueba suprema que Dios habría impuesto, pero a la que no pudieron superar, éstos serían entonces los pecados que causaron la caída de Satanás; establecida en el libro de Ezequiel 28 y sus seguidores.

Tomando en consideración que ésta haya sido la razón verdadera por la que sucedió todo ésto, hay que tener en consideración que los “bienes” o “principado” que aparece en San Judas son un tipo de indicación los cuales hacen creer que en lugar de estar satisfechos los demonios con la dignidad que Dios les habría dado a cada uno, ellos simplemente querían ser superiores i aspiraban a escalar más alto que el propio Hijo de Dios, actitud que habría provocado su caída irrevocable.

La Arabia preislámica

En lo que respecta a la mitología preislámica, ésta no tiene diferencias entre los demonios y los dioses; para éste caso, los genios normalmente son conocidos como divinidades que poseen un rango inferior pero a su vez con elementos de carácter humanos, ellos son capaces de comer, beber y hasta de vez en cuando reproducirse con otros seres humanos.

De igual manera, los genios son capaces de oler y lamer cosas, pueden agarrar la comida con la mano izquierda. Ellos también merodean por ruinas, desiertos y lugares que han sido abandonados, mas que todo en ciertos matorrales, donde se pueden encontrar las bestias salvajes.

Se dice que cementerios y lugares sucios son los lugares donde mas les gusta pasar el tiempo. Cuando hacen su aparición frente a los hombres, los genios por lo general asumen las formas de diversos animales y muy de vez en cuando también se transforman en hombres. En un sentido amplio, los genios se caracterizan por ser seres tranquilos pacíficos y bien dispuestos con respecto a los hombres.

El Islam

Desde el punto de vista islámico, han llegado a reconocer a los magos como “yinn”, lo que para ellos significa que son seres con libre albedrío, los cuales pueden hacer vida junto a los humanos. Hay que enfatizar que no todos ellos son malos, a diferencia de los demonios que se describen en el cristianismo.

En el islam, a los genios del mal se les otorga el nombre de shaiatín, o demonios, e Iblis se caracteriza por ser el jefe de ellos. Iblis Es considerado como el primer yinn que desobedeció a Dios . Las creencias islámicas indican que los genios se crearon por medio del fuego.

Tomando en cuenta referencias del Corán, se dice que cuando Dios creó a Adán con arcilla, de inmediato se les fue ordenado a los ángeles y a Iblis, a inclinarse ante Adán, motivado a que los humanos eran superiores a cualquier otra creación de Dios. Iblis, en un acto de rebeldía y celos, aseveró que éste no era superior a el, sino los genios, puesto que estaban creados a partir del fuego, mientras que los seres humanos eran creados con arcilla, desobedeciendo entonces a Dios.

Según la historia, Adán era el primer profeta y diputado de la raza humana, y motivado a que sería la mayor creación de Dios, Iblis de manera rebelde precisó que ésto no era así, negándose a reconocer a una criatura hecha de “arcilla”.

Luego de haber hecho ésto, Dios de inmediato lo condena a arder en el infierno. Iblis le pidió a Dios una tregua hasta el día del juicio final, siendo ése el día en el prometió acabar con toda la humanidad y también negar la existencia de su creador. Fue entonces cuando Allah responde diciendo que Iblis únicamente iba a ser capaz de engañar a los quienes sean creyentes deshonestos, éste también advirtió que Iblis y sus seguidores también serían acreedores de un castigo.

Adán y Eva fueron completamente engañados por Iblis, ya que por su culpa comieron de un fruto del que no debían comer, cosa que ocasionó que el Jardín de Edén se empezare  degenerar. Los genios no son conocidos como los genios de la modernidad, ya que la palabra “genio” proviene del francés “genio”, sin duda alguno no es un secreto para nadie, sobre todo si se tiene en consideración la historia de `Ala ‘al-Din.

En el Hinduismo

La mitología hinduista es acreedora de diversas clasificaciones de espíritus los cuales abarcan diversos tipos de demonios, incluyendo vetalas, yakshas, bhutas y pishachas. Muy constantemente los rakshasas y los asuras son considerados como demonios.

Asuras

Tomando en consideración la religión hinduista, se connota el concepto de “asura” con el que se hace referencia a aquellos entes que la tradición occidental los clasifica como demonios. En principio, éste término hacía referencia a cualquier espíritu sobrenatural, sea bueno o sea malo, ésto motivado al hecho de que la rama índica del indoeuropeo se encuentra entrelazada con lenguas iranias, es por ello que la palabra “asura” hace referencia a una variedad de seres celestiales.

Mediante diferentes acepciones de el antiguo hinduismo, se puede apreciar que los llamados “devas” que no son más que -espíritus del bien- y los asuras se caracterizan por tener relación entre sí.

Ésto es motivado a que son hijos del mismo padre, Kasiapa, considerando que gran parte de los devas, como lo puede ser Varuna, es llamado Asuras. Luego la religión hinduista tuvo una evolución, y fue entonces cuando el término de “asura” comenzó a tener el significado exclusivo de definir una raza antropomorfa, poderosa y también maligna. Aunque cabe destacar que gran parte de las palabras, como lo puede ser “asura, daitia o Rakshasa” son usadas de manera incorrecta por un error de traducción al inglés.

En éste mismo orden de ideas, los asuras aceptan y adoran a los dioses, sobretodo si se trata del triunvirato Hindú, en los que se contemplan a los rakshasas como Ravana y Mahabali. Constantemente, existe la discusión entre “asuras” y “devas” pero ésto ha sido calificado básicamente como una cuestión de política, puesto que los devas básicamente son los encargados del ordenado de los reinos de poder y de la misma manera de la “inmortalidad” que los titanes y dioses les promueven.

De igual forma, los Asuras siempre suelen alcanzar hasta el tope sus poderes sobrenaturales por medio de la penitencia a los dioses a la vez que le hacen la guerra a los devas por medio de competencias.

Tomando en cuenta una pequeña diferencia entre la noción cristiana de los demonios, los llamados asuras en realidad no son la causa de la maldad y la infelicidad de la humanidad, ya que se cree que ésto sucede por malas acciones de las personas, las cuales se convierten en Karma. Ellos no están en contra de los dioses, ni tampoco se intentan hacer caer en tentación a los seres humanos como comúnmente se cree acerca de éstos seres. Mas bien los asuras, al igual que los devas, sienten adoración por los dioses del hinduismo.

En reiteradas ocasiones se ha podido decir que muchos Asuras han sido honrados con favores de diversos miembros de la trinidad Hindú, entre ellos se encuentran Brahma, Vishnu y Shiva, partiendo del momento en el que su pena haya sido cumplida. En un sentido específico, ésto tiene una connotación muy diferente a lo que configura las nociones tradicionales occidentales en las cuales los demonios son vistos como como un ejército rival de Dios.

Por otro lado, se puede apreciar en las Escrituras Hindú, que los llamados “Asura”, los “Prahlada y los Vibhishana” por lo general no son tan raros. Dado es el aso de que Prahlada dice que la iluminación está totalmente asegurada a cuestión de su linaje. No está demás decir que todos los asuras, a excepción de los devas, han nacido de los mortales, considerando que éstos se encuentran en constante lucha por ser inmortales.

Diferentes grupos de personas interpretan de manera metafórica a los “Asura” como unos dispositivos simbólicos y también como manifestaciones de aquellos actos apasionantes que surgen en la mente humana. No se puede olvidar que hay casos en los que los Asuras hambrientos de poder llegaron a desafiar inclusive a los Dioses, pero éstos fueron finalmente derrotados y fue allí cuando empezaron a buscar el perdón de Dios.

Karma y espíritus del mal

El hinduismo es defensor de la llamada teoría de la reencarnación y la transmigración de las almas de acuerdo al Karma, es decir las almas de los muertos son adjudicadas por Yama y posteriormente se le designan diferentes castigos como una pena antes de poder nacer de nuevo. Se dice también que aquellos seres humanos que en su vida han cometido actos de maldad excesivos, estarán cumpliendo la condena de vagar por el mundo a manera de espíritus, muchas veces malignos están condenados a vagar por el mundo tan solo como espíritus, muchas veces malignos.

demonios

Ésta es una pena que deben cumplir por un período de tiempo determinado para así volver a tener derecho a nacer. Diversos tipos de éstos espíritus, los cuales se pueden clasificar en: vetalas, pishachas, bhutas, pueden ser fácilmente reconocidos por medio de los textos hindúes, así cómo también de un sentido limitado, haciéndolos ver como verdaderos demonios.

El bahaísmo

En lo que respecta a la zona bahaí, ubicada en Persia, a los demonios no se les considera como seres malignos, ésto puede suceder con determinadas regiones de Persia. La gran mayoría de los espíritus malignos que son conocidos en las diferentes tradiciones religiosas, tal pudiese ser Satanás, demonios y genios, son básicamente metáforas ligadas a rasgos de origen humano adquiridos, éstos son manifestados desde el momento en el que se alejan de Dios y comienzan a seguir sus naturalezas inferiores. Asimismo, se tiene que la creencia de que existan fantasmas y demás espíritus terrestres es constantemente rechazada por considerarse como un punto de superstición.

Historia de los Demonios

La historia de los demonios ha sido variada dependiendo de diversas acepciones religiosas y filosóficas que son propias de épocas diversas, comenzando por lo mas antiguo hasta la actualidad, es por ello que vale destacar cual es el nacimiento de éstos seres.

En la antigüedad

En la región occidental, se tiene que la concepción que tuvo mas auge en la época fue la judeocristiana, donde establece que los demonios no son más que espíritus del mal que tienen la potestad de poseer a los seres humanos. Por otro lado, en el cristianismo se cree que los demonios son espíritus inmundos, a modo de ser considerados como esbirros de Satanás. A éste ultimo, se le conoce como el Ángel caído, que se rebeló contra Dios.

Si embargo, y de manera generalizada, se tiene que para las organizaciones judeocristianas y demás culturas, los demonios no son considerados como seres malévolos. Por ejemplo los griegos tenían la cualidad de clasificar a los demonios en buenos y malos, agatho démones y caco démones, respectivamente. De igual forma, se tienen algunos registros en libros los cuales indican que los griegos y los romanos normalmente creían en un demonio que lleva por nombre Sharock, el cual era identificado por medio de una X que se podía apreciar en diversos objetos.

A su vez, se hace referencia a los agatodémones, quienes tienen un parecido a la noción judaica de ángel protector, de ésta misma forma, los cacodémones no serían más que los ángeles caídos a los que hace referencia la tradición judeocristiana. En éste ámbito puede aparecer Lucifer, quien es el príncipe de los demonios, quien el cristianismo le tiene por nombre Satanás.

En el Renacimiento

No existen teorías precisas con respecto a la demonología del Renacimiento, es por ello que la cultura clásica greco-romana, filosofía, ciencia y la mitología griega y romana, se encargaron de crear un especie de campo para de ésta manera hacer experimentos con lo que se creía eran un tipo de prácticas religiosas precristianas. Dándose a conocer hasta la actualidad como “La leyenda de Fausto”.

Edad Moderna y Contemporánea

En éste caso, nos podemos situar en los siglos XVI y XVII, fue allí en donde Europa fue víctima de un maremoto bastante diabólico. Fue en ese entonces, cuando después de que la la Edad Media, los pueblos del bajo mundo experimentarían diversos cambios, ya que empezaron a presenciar algunos fenómenos inauditos tal y como era el descubrimiento de tierras nuevas o el impacto espiritual y social que trajo como consecuencia la Reforma, posterior a éste hecho, las sociedades europeas comenzaron a buscar un sentido para así explicar la existencia humana a su vez de encontrar cuales eran los peligros que constantemente la asechaban.

Durante gran parte de la Edad Media, se creyó que el Diablo y Dios siempre se encontraban al asecho, es decir siempre estaban en todas partes, ésto trajo como consecuencia una autentica innovación a partir de finales del siglo XV, posteriormente empezó a crecer la convicción de que en verdad existían los seres inhumanos, los cuales poseían poderes sobrenaturales cuyo poder maléfico superaba cualquier expectativa, en tal sentido se empezó a creer en las brujas. A pesar de ser mujeres inofensivas ante la mirada de los ciudadanos, constituían una gran amenaza.

Según estudios de diversos teólogos, las brujas tenían muchas cualidades sobrehumanas, entre las cuales podía destacar que ellas podían volar, se cree que la razón por la cual pueden volar es por el símbolo de elevación espiritual y libertad de acción, ésto era bastante frecuente en diversos tipos de divinidades, ésto significaba la representación de la abolición de cualquier frontera o algún tipo de condición que fuese impedimento para trascender la limitada naturaleza humana. Aunque acompañado de dicho rasgo, éstas brujas tenían la característica fundamental de mantener un vínculo con los animales.

La triple naturaleza, que no es más que la naturaleza humana, animal y sobrenatural, fue asignada a las brujas, por lo que se tuvo entonces que las mismas eran una especie de seres híbridos donde nada mas con su existencia podían desafiar todas las fronteras de la civilización, pudiendo representar algunos impedimentos para lo que se considera como un intento racional de poder definir dónde comienza y dónde termina lo estrictamente humano.

Se habla de la dicotomía como un producto cultural de la élite occidental en el que se encuentra enmarcada la bondad humana y la perversión animal, tomando en consideración diversos fundamentos los cuales fueron reforzados considerablemente luego del proceso de las Reformas religiosas que surgieron en el siglo XVI.

Un considerable acercamiento entre el hombre y el demonio se vio reflejado en lo que fue la interiorización del pecado, ésto provocó que fuese bastante significativo los ideales de las brujas, por lo que sirvió para darles armas a los teólogos para que pudiesen defenderse ante estos seres inhumanos en una cacería en la que se vio envuelto el pueblo cristiano de Europa.

Miedo a sí mismo

Se tiene que para gran parte de los europeos, se tuvieron diversas confrontaciones religiosas donde salieron a relucir las doctrinas luteranas y calvinistas, las cuales integraron en cierto modo, la cultura colectiva, Dios devino en un príncipe muy cercano, sin embargo era invisible, malévolo y vengativo, éste se acercaba al hombre solo para imponerle con más fuerza una ley de su propiedad. Pero traía como resultado que el Demonio estuviese inclusive más cerca y con presencia, hasta mas malvado, puesto que actuaba con autorización divina castigando aquellos pecados que cometían los hombres.

No fue sino a mediados del siglo XVI cuando comienza una época donde existía bastante temor por existir un mundo donde ocurrían muchísimas calamidades, y todo ésto ocurría bajo el ojo de Dios. De manera que tanto los protestantes como los creyentes en Dios, sintieron que un portal al infierno se estaba abriendo en sus pies, dándole pie al demonio para invadir los cuerpos de ellos.

Gracias a este mecanismo de culpabilidad propio de la persona, los llevaría a una búsqueda bastante agobiante sobre aquellas pruebas de que el Creador jamás habría abandonado a los hombres. Luego entra en contexto la expansión en una Europa que se encuentra dividida, donde aparece una audiencia totalmente compuesta por diversos ciudadanos de las clases mas adineradas, ésto se entendía como el surgimiento de una concepción cultural bastante unificada que gira en torno a la figura natural del propio Satanás

Fue entonces durante aquel período, donde la literatura acerca del Demonio, sobre todo en Francia y Alemania, comenzó aparecer en diferentes gacetas, folletos, novelas y también en diferentes obras de teatro, ésto estuvo enmarcada dentro de un contexto de culpabilidad individual del propio pecado, en éste mismo orden de ideas, gran parte de los discursos, tanto escritos como artísticos, enseñaban al Demonio con una gran cercanía al hombre, cosa que también sucedía con Dios.

Se dice entonces que el demonio aparecía como un protagonista de mucho espacio motivado a las historias que comúnmente la psicología humana estaba forzada a hacerse cargo de sí misma.

Considerando la creciente explotación de su figura entre diversas historias y representaciones del demonio infernal, horripilante y temible, luego a través de los años se fue desapareciendo, lo que trajo como consecuencia que aparecieran otras historias en las que aparecía no solamente un príncipe de maldad, sino también un personaje gracioso, donde el hombre podía burlarse de él de tal manera que llegaba a ridiculizarlo.​

Sin embargo, aún y con todo el ocaso de los horripilantes demonios, éste no habría desaparecido rápidamente, todo transcurría hasta que finalmente perdiera toda su soberbia. Para aquellas personas adineradas, las cuales disfrutaban del buen vivir en el siglo de los filósofos, fue en ese entonces cuando el Demonio llegó a considerarse menos necesario como un tipo de referencia que tira hacia el pecado. Posterior a ello, se empezó a denotar la diferencia progresiva de la creencia demoníaca y la realidad hedonista propiamente dicha.

Crepúsculo del Demonio

Tomando en consideración lo dicho anteriormente, se tiene que la el reflejo imaginario del Occidente no pudo escaparse de las garras del Diablo, aun y todo desde ese momento en el que se podía observar lo que sería un aspecto intelectual que aparecía entre los racionalistas y los pensadores tradicionales.

Pero con sinceridad, el Demonio comenzó a tener un enorme declive insensato sobre su soberbia dentro de una Europa la cual estaba pasando por una mutación bastante intensa. Se tiene que muchas de éstas cosas surgían por el final de las crisis religiosas que se suscitaron en los estados en pugna.

Por lo tanto, el progreso de la ciencia y mas adelante, el flujo de las nuevas ideas que darían paso a la Ilustración, pudieron servir de composición aquella trama que era proveniente de la mutación europea que comenzaba a tomar distancia de las nociones de miedo a un demonio bastante aterrador y también a un infierno terrible.

Se tiene que desde la época de Descartes hasta que comenzaba a formarse el Romanticismo, Occidente tuvo la dicha de conocer diversas figuras del Diablo. Fue en ese entonces cuando se terminaba un ciclo que había observado el reino del Demonio de diferentes maneras posibles sobre los espíritus de casi todos.una manera indiscutible sobre los espíritus de todos.

Pero a todas éstas, el llamado escepticismo sin duda alguna no era por si solo capaz de elevar una barrera contra la fobia demoníaca que tuvo lugar a comienzos del año 1580 y perduró hasta las décadas de 1630 y 1640. Para aquel entonces, el mundo no era mas que un universo ligeramente encantado, el cual se encontraba poblado por diversas divinidades que a su vez eran omnipresentes y se encontraban bajo el mando del Demonio, sin embargo, a éstos se les  permitía actuar dentro de límites estrictos acerca de los seres humanos imperfectos y que también cometían pecados.

No fue sino para finales del siglo XVII y principios del XVIII, cuando sucedió una fragmentación de las representaciones imaginarias del ser malévolo, fue a partir de ese entonces cuando se experimentó una “revolución mental” que básicamente estuvo bajo diversos títulos fundamentadas referentes a las obras que fueron publicadas aquella época, ésto teniendo en cuenta que algunos escritores estaban dudando sobre la omnipotencia de Satanás.

Sin embargo, se tiene que la razón verdadera de dejar de creer en el diablo, no solamente estuvo ligada a la acción de diversos precursores, sino también de algunas transformaciones radicales que son establecidas entre la religión y fenómenos que influyen en los humanos. Por otro lado, se puede apreciar cuando Descartes inició sus estudios en la Metafísica para de ésta manera comprobar la existencia de Dios por medio de la idea de la perfección, se cree que el Demonio fue allí donde abandonó la esfera puramente teológica para de éste modo adentrarse en lo que sería la filosofía y la literatura.

Gracias a todos éstos hechos, el demonio empezaba a perder el realismo, luego alrededor del último tercio del siglo XVII, todos comenzaban a ver el Diablo a su manera, viéndolo de la manera que mejor les parecía.

¿Cómo es el Demonio en el arte?

En el mundo de las artes existen diversos protagonismos ligados a éstos seres malévolos, diversas películas y obras de teatro han surgido de acuerdo a la concepción general de éstos seres inhumanos, inclusive llegando a sobrepasar las barreras del éxito por el temor que infligen en la audiencia por medio de alguna película u obra, a continuación se tiene lo siguiente:

Desde el punto de vista cinematográfico, el demonio ha logrado tener una expresión fílmica bastante impactante como lo es la película El Exorcista y sus diferentes secuelas y precuelas que también fueron bastante exitosas. Ésta película fue sacada en el año 1973 y estuvo dirigida por William Friedkin, ella contó también con el protagonismo de Linda Blair y Max von Sydow, la misma ha logrado consolidarse con el tiempo en una película de culto motivado a su fuerte temática que hasta la actualidad sigue causando terror.

La razón de todo ésto es por la posesión demoníaca que son sufridas por personas. Por otro lado, se encuentra un film llamado El exorcismo de Emily Rose, el cual se basa en una joven alemana poseída que muere por desnutrición y deshidratación a razón de que el Demonio le impedía comer y beber por varios meses, ella fue sometida a varios exorcismos. También se puede apreciar la famosa película de “El rito”, la cual estuvo basada en hechos reales sobre un exorcismo que se practicó en la ciudad del vaticano.

Asimismo, se tienen figuras del demonio en humor negro, la cual se puede apreciar en series como The Devil’s Advocate o “Pacto con el diablo” la cual estuvo bajo la dirección de Taylor Hackford en el año 1997, y con una increíble actuación de Al Pacino protagonizando l propio Satanás adoptando la forma de un poderoso traficante de armas y también dueño de un bufete de abogados el cual se especializaba en defender a sus clientes de los crímenes que cometen; también se puede apreciar el rodaje de Constantine para el año 2005, con l dirección de Francis Lawrence y también la actuación de Keanu Reeves, haciéndo el papel de un cazador de seres demoníacos.

Desde el punto de vista apocalíptico, lo que consterne a la figura del Demonio ha podido ser representada en diversas películas como La profecía, un película creada en el año 1976, la cual contó con el rodaje y dirección de Richard Donner, estuvo basada en las profecías bíblicas relativas al Anticristo, donde también se aprecia la lucha por construir un reino en la Tierra; también es necesario recalcar la cinta de acción llamada End of Days, que estuvo creada en el año 1999, fue una película dirigida por Peter Hyams y contó con el protagonismo de Arnold Schwarzenegger haciendo de un depresivo policía que deberá hacer frente a planes de Satanás para desatar el apocalipsis.

Ahora bien, si nos vamos al género de comedia, existen diversas películas que rompieron taquilla, tal y como puede ser Al Diablo con el Diablo que sale a la luz en el año 2000, estuvo dirigida por Harold Ramis, y en su argumento se ve el Demonio cuando adopta la forma de una mujer que es protagonizada por Elizabeth Hurley. Asimismo, en la serie norteamericana Charmed, todos los demonios son considerados enemigos de las hermanas con las que tienen que combatir en cada capítulo. Hay diferentes tipos de demonios, tomando en consideración que unos son más poderosos que otros. Los demonios so nombrados de manera frecuente en la serie de televisión Supernatural.

Historietas

Existe infinidades de historietas donde los demonios ha tenido incontables apariciones como personajes principales; gran parte de las editoriales le han dado vida a algún personaje demoníaco, tal y como puede ser “Etrigan el Demonio”, siendo éste un superhéroe que pertenece al universo de DC Comics, estuvo creado por el conocido Jack Kirby. El personaje de Etrigan es un demonio del infierno que muchas veces hace lazos amistosos con los superheroes.

Por otro lado, en Latinoamérica, la figura del Demonio ha tenido un gran impacto en las historietas, bien puede señalarse la reconocida historieta llamada El Siniestro doctor Mortis, la cual tuvo su publicación en Chile desde el año 1966 y estuvo en el mercado por al menos diez años, tuvo tal éxito que hasta fue reconocida en países cercanos; en el argumento de la misma se tiene las aventuras de un demonio encarnado, quien se cree que es Satanás, donde su único objetivo es sojuzgar a la humanidad y construir algo parecido al reino de los muertos acá en la tierra.

Literatura

Desde éste punto de vista, se tiene que el demonio comúnmente es identificado como el propio Satanás, donde es el protagonista de un reconocido poema épico que ha sido obra del escritor de origen inglés llamado John Milton en el siglo XVII, la obra lleva por nombre El Paraíso perdido. Mas tarde, y a comienzos del siglo XIX, el demonio Mefistófeles es introducido como un coprotagonista de la obra de género trágico denominada Fausto, la cual estuvo escrita por Johann Wolfgang von Goethe.

Pactos con el Demonio

A nivel mundial, existe la creencia de hacer rituales para invocar demonios, así como existen casos de personas que luego de haber invocado alguno, se les complica su vida y necesitan de oraciones que derrotan a los demonios para así sacarlos de sus vidas, a continuación leeremos más sobre éste elemento.

Éstas diversas  practicas están íntimamente ligadas al arte de la hechicería y magia, se cree que existen y forman parte de la humanidad prácticamente desde los inicios de la tierra, causando gran impacto en la mayoría de las culturas, sea la mas antigua hasta la mas moderna. Se tiene hoy en día la existencia de fuerzas inhumanas y espíritus que pueden llegar a afectar todo nuestro entorno, a muchas personas les causa mucha curiosidad todo ésto, mientras que a otras le aterra, y otras simplemente se encuentran acostumbradas.

De manera general, pueden existir dos tipos de magia, siempre tomando en consideración las fuerzas que deseen invocar, primeramente existe la blanca, que no son más que espíritus puros encargados de proteger y sanar a las personas, luego está la negra, que por medio de poderes oscuros quieren destruir objetivos, cosa que se hace por medio de rituales. Hay que tener en consideración que los hechizos más fuertes son las maldiciones y los pactos con el diablo.

Muchas personas toman los rituales con poderes espirituales a modo de juego, pero es totalmente serio el tema, ya que para poder adentrarse en el mundo del oscurantismo, es necesario saber lo que se está haciendo y pedir el máximo, ya sea si se desea entrar en éste mundo por simple curiosidad, o por querer pertenecer al mundo de la hechicería propiamente dicha.

¿Como invocar el demonio?

En la actualidad existen un par de maneras para poder invocar a éstos seres del mal, se tiene la manera oral y la escrita. La primera puede lograrse al intentar hacer la invocación al ente con el que se quiere establecer el convenio haciendo uso de algunos conjuros, posteriormente debe realizarse la petición y lo que se va a dar a cambio por esa petición. EN la clase del pacto escrito hay que dejar constancia del pacto que se ha hecho, ésto se realiza a la luz de la luna en un altar satánico, en el cual se especifican las condiciones y el resultado que se quiere con ésto. Asimismo, se tiene que éstos pactos se deben realizar de manera individual o en grupo.

Existe una oración que es la mas conocida a la hora de derrotar un demonio, acá le dejamos cual es ésta oración, la cual debe realizarse una vez confirmada la presencia de algún ente maligno en la propiedad o dentro del ser de uno mismo:

Santo padre celestial; amado Dios omnipotente;
Como tus designios son solo los verdaderos, yo te pido
Con un profunda fe que ayudes a combatir y derrotar
Al mal personificado que está frente a mí;
Expulsa de tu santo reino a este espíritu del mal
Y devuélvelo a donde pertenece;
Florece es mi espíritu tu santa voluntad y haz
Que mi fe y confianza en tu nombre se fortalezca.
Amada padre, no me desampares y solo procura
Que en mi ser brille la luz.
Amén.

Demonios en sueños

Soñar con demonios es algo que todos hemos hecho alguna vez, es bastante rara ésta situación, pero no te desesperes, ya que básicamente ésto significa que estás pasando por algún mal presagio, o que probablemente no estés haciendo algo bien, estás haciendo una inversión la cual no te dará lo que esperas. Todo ésto puede variar de acuerdo al tipo de sueño que tengas, ya sea soñarlos en una casa, en una iglesia, también soñar que eres perseguido por ellos, cada una de éstas situaciones tiene un significado distinto.

Demonios de Edén

Una obra llamada Los demonios de Edén se trata de un reconocido libro que se publicó en el año 2004 por una periodista mexicana llamad Lydia Cacho, en ésta obra se aprecian hechos de a pornografía y la prostitución infantil. La autora hace énfasis en investigaciones y testimonios en los que acusa a responsables de empresarios que hicieron fortunas por una gran red de corrupción y explotación infantil las cuales surgieron en tierras mexicanas.

Ésto trajo como consecuencia que la autora fuese acusada ante la físcalia de Puebla por el entonces empresario de origen mexicano y libanés llamado Kamel Nacif Borge, atribuyéndole delitos de difamación y calumnias el 22 de junio del año 2005, posteriormente ella fue detenida por la policía judicial poblana, quienes la llevaron a Cancún para el 16 de diciembre de 2005, posteriormente fue trasladada a Puebla por una orden judicial de Rosa Celia Pérez González. Estuvo bajo arresto por al menos 30 horas, sale en libertad tras haber pagado una fianza de $106,000 pesos.

No fue sino hasta el 17 de enero de 2006 cuando Cacho queda absuelta del delito de calumnia por una apelación que se interpuso ante el Tribunal Superior de Justicia de Puebla, aunque sigue siendo investigada por una posible difamación.

El mundo y sus demonios

Existe una obra llamada El mundo y sus demonios de Carl Sagan, se trata de un libro que sale a la luz en el año 1995 y en él se explicar aspectos del método científico, en el se puede explicar ideas que son consideradas como válidas, las cuales comúnmente guardan relación con la pseudociencia; el autor establece que cuando una nueva idea es planteada, la misma de inmediato debe someterse a debate, solo para que sea probada y aceptada. Se dice entonces que el pensamiento escéptico establece diversas formas para construir, entender, razonar y reconocer ideas que se califican como válidas o como falacias, siempre y cuando pueda ser verificada.

Tipos de demonios

Existen diversos tipos de demonios los cuales mantienen una jerarquía debidamente establecida entre cada uno de ellos, no está demás destacar cuales son las jerarquías de los demonios para tener mejor entendimiento de cual es el nivel de poder los mismo y que poder tienen en las tinieblas.

En principio se tienen los llamados “Ángeles caídos, los cuales provienen directamente de la tradición judeocristiana”; seguidos por las “Almas Humanas” que básicamente son clasificados como -genios- y familiares. Otros son los que provienen de los cultos y son adorados y respetados por su gracia en la hechicería. Por último se encuentran los fantasmas y demonios malignos.

Nombres

En éste mismo orden de ideas, se pueden apreciar diversos nombres de demonios y su significado, a lo que se establece una lista de muchísimos demonios, sin embargo podemos catalogar cuales son los mas reconocidos tanto en la antigüedad como en la actualidad, entre ellos se tiene:

  • Lucifer: proviene del hebrero “estrella de la mañana” y se trata de un ángel caído del cielo, ésto según lo que se cree en el cristianismo, aunque se tiene la duda de si Lucifer y Satanás son los mismos.
  • Belfegor: básicamente se traduce del hebrero “el señor de la apertura”, es un demonio que se cree ayuda a las personas a descubrir cosas que según ofrecen riquezas, es descrito como una joven muy bella con cuerpo esculpido, barba y cuernos.
  • Belcebú o Baal: traducido del hebreo “El señor de las moscas”, es conocido como el príncipe de los demonios, se cree que Lucifer, Satanás y Baal son integrantes del triunvirato que gobierna el infierno y todas sus legiones.
  • Leviatán: El significado de éste nombre parte de “enrrollado”, es un demonio que normalmente se asocia con el diablo propiamente dicho, se trata de un demonio acuático que se introduce en el alma de las personas de manera tal, que son casi imposibles de exorcizar.

Conclusión

Ésto ha sido todo en relación a los demonios y su historia, cabe destacar que éstos seres inhumanos tienen muchísima mas información que pueden encontrar en la web, no está demás conocer cuales son los demonios que azotan las diferentes comunidades en todo el mundo y el porqué gozan del caos y el sufrimiento de las personas.

(Visited 22 times, 1 visits today)
Categorías Satanismo

Deja un comentario